Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Caminante y amante acaban igual

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.


En los balances de fin y comienzo de año, estoy segura de que hoy calculamos ganancias o pérdidas sexuales como si se tratara de un asunto de economía sexual
No me digan que no. 
Ah, ahí lo pensaron. 
¿Ya ven que sí? 
Intentamos contabilizar las ganas con las que nos quedamos, la cantidad de condones que usamos (y/o la que nos quedó por usar), las ganas que logramos quitarnos, la lista de "juguetes-eróticos-que-hay-que-probar-antes-de-morir-o-de-que-mueran-las-ganas"... hasta de planificar la libido, buscando elementos para mejorar encuentros sexuales en futuros aniversarios, fechas patrias y de relevancia individual. 

Nos vendrán a las mentes, sí a la de arriba y a la de abajo, las escenas más hot del año. Propias y ajenas. Sí, estoy hablando del porno. Y sí, también estoy hablando de todo ese "porno-que-no-es-porno" de la TV diaria. Los detallistas lograrán recrearlas en su mente como en aquel momento, imitando sin querer aquella erección o mojadura que les provocó. Quizá les dediquemos un poco de autoplacer o nos entreguemos al delirio del que sobrepiensa, confundiendo la falta de aire de pequeños ataques de pánico autoinfligidos con el ahogo que antecede al orgasmo.

Recordaremos, mordiéndonos la lengua como para reeducarnos de manera conductista a no repetir esos placeres culposos, cuando nos dejamos caer en las garras de la pasión en circunstancias o con compañer@s sexuales no recomendables. Ésas historias de alcoba que, como el equivalente del novio inapropiado que no presentas a tus padres, jamás contarías a una amiga y mucho menos a una enemiga. Bueno, quizá termines haciéndote un alter ego tuitero anónimo, porque te hace sentir más segura a la hora de realizar confesiones eróticas sin arrobar al@ pecador@. No podría decirte si funciona, pero vale la pena intentarlo (guiño, guiño).

Guardaremos en un carpeta más o menos secreta las mejores imágenes, Gifs, videos y frases húmedas del 2016.  A veces con la esperanza de encontrar un receptor a quien republicárselas, otras veces con el deseo de ser uno mismo quien reciba tanta pasión 2.0
Releemos los sextuits que mandamos durante el año, rebuscando en la LT como si de ordenar el cajón de la ropa interior se tratara, encontrando ese corpiño que necesita una puntadita aquí, aquella tanga que no resiste ni un polvo más allá y ese traje de baño que solamente usas cuando quieres una respuesta pegajosa. Se vale, aparentemente, darse autoRT a aquellos que hayan conseguido con ése tuit que el polvo etéreo de la magia del blanco y negro entre las palabras se transforme en alguna escala de grises más concreta entre las manos. ¿Por qué no? Releemos y borramos #DMsDECOGER Algo que nunca le viene mal a la autoestima sexual, creernos que siempre habrá un mejor postor para todo lo que tenemos para ofrecer en la subasta de la sexualidad global. 

Pero se vale darse cuenta de que ni todo polvo pasado fue mejor, ni el mejor amante que puedes ser está en la próxima vuelta de pierna. Si lo imperdible del sexo, lo que no nos pueden comercializar, es simplemente ser y estar, ser como uno es y estar como uno quiere con quien eligió o con quien lo eligió a uno, no hay balances ni balanzas que puedan medir o pesar todo lo disfrutado y mucho menos, todo lo que queda para disfrutar.

A seguir buscando el placer, propio y ajeno, disfrutando el camino de hacerlo cuando lo haya y el placer mismo cuando haya acabado el camino.


Amante, no hay sábanas, se (des)hace la cama al follar.

Fue lindo

Las personas suelen aplicar LIND@ o FE@ a cuestiones relacionadas con la belleza, aunque se puede tener un lindo día sin haber visto nada bello en él o una fea noche sin haberse acostado con alguien no bello. Un rayo de sol colándose entre las hojas de un árbol puede ser para mí más lindo que un buen par de tetas o un cielo estrellado puede ser para mí más lindo que el pene que me baje el calzón y no la luna.

Esa gran frase de algún@ tuiter@ desconocid@ pre-Twitter (también conocid@ como anónim@s) de <<Fue bueno mientras duró>> me hizo ponerme a pensar, mientras pasaba un momento más feo que lindo, que la duración de la situación externa no es realmente importante, sino la duración personal ante una situación externa, un <<Fue lindo mientras duré. >> #pelvicando — ando (@Pelvica) 29 de julio de 2016

El cambio entre gama de belleza por gama de bondad se debe a que no soy de esos fanáticos que clasifican el mundo en bueno o malo, autodenonimados religiosos, pero quizá sea de esos otros fanáticos que clasifican el mundo en bello o feo, autodenominados artistas. En todo caso, intentando abandonar el juicio divino, que en su versión más humana se transforma en juicio social e intentando abandonar también la justicia poética, que en su versión más humana se transforma en destino, me propongo hacer una breve lista de situaciones que son buenas o lindas mientras o hasta que algo o alguien dura. 

Fue lindo hasta que pagué.

Fue lindo hasta que crecí.

Fue lindo hasta que creí (o hasta que dejé de hacerlo).

Fue lindo hasta que hablé. 

Fue lindo hasta que nací.

Fue lindo hasta que entendí.

Fue lindo hasta que amé.

Fue lindo hasta que pensé.

Fue lindo hasta que aconsejé.

Fue lindo hasta que olvidé. 

Fue lindo hasta que cuestioné. 

Fue lindo hasta que lloré.

Fue lindo hasta que partí.

Nadie puede negar o desmentir la belleza o bondad de las personas o las cosas porque no hay belleza ni bondad absolutas ni fealdad ni maldad absolutas. Fue lindo hasta que comprendimos que todo es relativo. Relativo a tí, a mí o en este caso, relativo a la pelvis.