Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

jueves

Consejos para mujeres "vírgenes" con las hormonas medio alteradas (a pedido)


Una tuitera de quien guardaré el anonimato me hizo llegar este mensaje. No pude responderle por DM porque me pareció que el tema merecía todo un post. Aquí va.

“Pelvicaa!!! Necesitamos consejos para mujeres virgeness y que tienen las hormonas un poco alteradas! Duele la primera vez? Cual seria la mejor posicion? Importa la persona con la que se practique esa vez? ‎​Q recomienda para no seguir siendo virgen. Gracias!! CariÑos!”

Toda la vida es vida sexual, aunque no se comparta lo que pasa en la mente en ninguna cama, aunque seamos demasiado pequeños para que la sexualidad sea compartida con un otro, somos seres eróticos y erotizantes desde el nacimiento.

Ser virgen es un estado sobrevalorado, sobre todo en el cuerpo femenino. La cultura de la virginidad está asociada a épocas en que el control de la natalidad no estaba desarrollado, y se castró a la mujer a través de las premisas filosóficas de la virtud y la castidad para evitar problemas a la hora de reconocer los padres de cada hijo y para controlar la transmisión de enfermedades venéreas.
En nuestras sociedades actuales, pudiendo separar el sexo de la maternidad, la mujer es física, mental y espiritualmente tan libre como siempre lo fue el hombre en su comportamiento sexual. Hoy en día todavía existen culturas que castran a la mujer, psicológica y hasta físicamente; las que nacimos a una cultura más o menos libre tenemos que abrazar esa libertad, en todos sus aspectos, también en el sexual pero no exclusivamente en él, y decidir cuando, con quien y cómo se desea comenzar la vida sexual, sin que esto represente un hito en la historia de nuestra vida si no lo sentimos así.

No hablemos más de SER VIRGEN, como imitando el ideal de mujer de una religión que no tiene porqué ser la nuestra, y si lo es, no tendría porqué meterse con nuestra vida sexual. Hablemos de COMIENZO DE UNA VIDA SEXUAL SOCIAL. Y esto ni siquiera tiene que ver exclusivamente con la penetración, hay muchas formas de ser sexual.

Aquí van algunos pensamientos relacionados con esa experiencia de la primera vez, no a modo de consejo porque no me gusta aconsejar sobre la cama (cada quien ha de vivirlo a su modo), sino por compartir, como hago siempre. 
Son como un compendio de instrucciones que me hubiera gustado leer a mí misma antes de mi propia "ruptura de himen". No están en orden de importancia. Favor de no tomar al pie de la letra. Si recuerdo algo más, o me envían algo interesante mis pélvicos, lo voy agregando. Espero que sirva; les deseo un buen comienzo (DIFÍCIL) y mantenimiento (AÚN MÁS DIFÍCIL) de una vida sexual sana y placentera.
  • No espere que la primera vez sea un capítulo de un cuento de hadas.
  • La mejor posición puede ser el misionero o en cuatro. Depende de cómo se sienta cómoda, y del tipo de penetración que su cuerpo le vaya pidiendo. Esté atenta a tus sensaciones, para si hay dolor y vuelve a empezar o cambia de posición.
  • Tómese su tiempo para lubricarse, si hace falta artificialmente y elija el condón o método anticonceptivo deseado con tiempo. 
  • Genere un ambiente relajado y agradable para evitar tensiones externas. Busque un lugar y momento en que el tiempo no sea un problema, favorezca sobre todo la intimidad (un ratito en que sus padres se fueron de compras o el auto pueden no ser escenarios óptimos para una primera vez, aunque, pensándolo bien, tampoco para las siguientes. Je, je).
  • Comparta sus miedos y percepciones sobre el sexo con su compañer@ sexual. Verifique que ambos tienen los mismos objetivos sexuales: el placer.
  • No hace falta que Ud. sea un elemento pasivo haciendo juego con la almohada: tóquese, hable sobre su placer, cambie de posición, aunque no le salga bien, ríase de sí misma, disfrute. 
  • No hace falta tener una relación sexual completa sin pausa: romper el himen no es una carrera en la que el nadie saldrá vencedor, pare, cambie de posición, déjelo para más tarde, o para otro día, si lo siente necesario.
  • Aquello que no le de placer no tiene sentido. Es mentira que la primera vez “tiene que doler”, bien hecho, jamás duele, ni la primera, ni la última, ni vaginal, ni anal, ni doble, ni nada.
  • Elija un compañer@ sexual que le inspire confianza, con quien se sienta cómoda, que no se acerque a su virginidad como si fuera una enfermedad a curar, o a usted como si fuese un objeto sexual. Puede que tome un tiempo decidir con quien es conveniente hacerlo, o también puede que prefiera esperar a enamorarse e incluir el sentimiento del cariño o el amor a la primera experiencia sexual, pero recuerde que la primera vez en el amor no necesariamente corresponde a la primera vez en el sexo.
  •  Practique la masturbación antes de tener su primera vez con otra persona. Es una buena forma de conocer su cuerpo, aprender qué le gusta y qué no, e irse aflojando para permitir una penetración sin dolor.
  • Si no entra, no haga fuerza. A veces los nervios producen que los músculos vaginales se cierren. Si están cerrados, hay que provocar un estado de excitación y relajación que permita que se abran, no empujar y forzar la penetración. Si los nervios son mayores que la excitación de forma tajante, tal vez sea mejor dejarlo para otro momento.
  • Evite hacer comentarios previos sobre su deseo de comenzar su vida sexual a familiares y amigos. Generalmente, llevan a que otros se metan en sus cosas, que nos compartan sus recuerdos junto con sus prejuicios o represiones, y nos condicionen para que vivamos ese momento de forma similar. No se abstenga de hacer comentarios posteriores si así lo desea, lo pasado, follado.
  •  NO es cierto que las mujeres SIEMPRE nos enamoramos de nuestr@ primer compañer@ sexual. Una vez que quitamos la presión social sobre el cuerpo y el comienzo sexual femenino, somos libres de vivirlo como una experiencia distinta del amor. (Con el tiempo se hace difícil recordar con cariño a quién, además del himen, te rompió el corazón).
  • No permitir que te fuercen a nada que no quieras… se puede comenzar sólo por el sexo oral, o se puede comenzar con todo. Eso es tu decisión, y nadie tiene que pedirte o hacerte nada que no estés preparada para hacer. Todo a su tiempo.
  • Generalmente las altas expectativas sobre este comienzo sexual hacen que todas nos decepcionemos (al menos un poco) del amor, o del sexo, o de los hombres, o de las mujeres, o de nosotras mismas. Tener en cuenta que, como todo en esta vida, se mejora con la práctica, que no porque la primera vez no haya sido perfecta, no se puede lograr, con tiempo, objetivos claros y compañer@s sexuales adecuad@s, una satisfactoria vida sexual. 
  • Si como resultado de tu comienzo sexual te sientes rara, observada, vacía, maltratada, usada, forzada, deprimida o avergonzada, tu primera vez no fue una experiencia del todo sana. Relájate y prueba otra vez cuando te sientas preparada. No permitas que una mala experiencia te aleje del resto de las experiencias sexuales, y de una vida sexual mejor que puede construirse.
  •  La primera vez no te marca, tu compañer@ sexual no se lleva una parte de tu cuerpo o de tu alma, en todo caso, comparte un recuerdo; nadie se dará cuenta que ya eres una persona sexualmente activa a menos que lo comentes, no llevas una marca en la cara, aunque así te sientas, y no tienes que compartirlo si no lo deseas.
  • Tal vez sea recomendable verse o estar desnudos o en ropa interior antes del acto sexual, compartir juegos íntimos, excitarse juntos y separados, como ejercicios para que en ese momento todo sea más natural. 
  • Estás preparada cuando sientes que la idea de tener sexo es más fuerte que los miedos o razones para no tenerlo. Este momento a cada persona le llega en un momento cronológico distinto, aunque la cultura y la necesidad de una reglamentación legal nos impongan edades específicas. Sería interesante no forzar la primera vez antes de llegar a este momento de, digamos, madurez sexual.
  • Mirarte al espejo desnuda, con ropa interior sexy, mirar tu vulva con un espejo de mano, etc., todos ejercicios que pueden servir al objetivo de reconocer tu cuerpo femenino para que no sea tu compañer@ sexual quien tenga que enseñarte sobre él.(Aunque a medida que sigas experimentando irás aprendiendo más tanto de tu cuerpo como del de los otr@s).
  • Elegir a alguien con algo de experiencia sexual podría llegar a ser recomendable. Elegir a alguien dentro del mismo rango de edad (hasta 5 años de diferencia) podría ser recomendable. Elegir a alguien con el mismo nivel cultural podría ser recomendable. Elegir a alguien que no tenga ataduras emocionales, legales o sentimentales con otras personas o que tenga bien en clara su situación sentimental sería bastante recomendable para evitar confusiones e intromisiones de relaciones externas en nuestro despertar sexual.
  • Leer sobre el cuerpo, el sexo, protección, relaciones, etc., puede o no ser conveniente de acuerdo a cada persona. Algun@s se sienten más tranquilos, otr@s se vuelven paranoicos. Evalúa tu caso y actúa en consecuencia (lee más o deja de leer hasta después de la primera vez).
Siempre digo, mejor pensar en la vez presente que en la primera o última vez… 

Como cierre elijo una frase de las olvidadísimas Spicegirls: 
"Last time lover… do you wanna be my last time, baby, could it be your first time maybe?"

(Reeditado 2011) 
Safe Creative #1205041581900