Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Callejas mentales (para SheePlay)


La primera vez que la vi fue doblando la esquina, donde se besan por primera vez los enamorados y se despiden hasta nunca los amantes. Mis piernas no pudieron resistirse al anhelo de seguirla, mis pies tuvieron que andar sobre sus pisadas, mis ojos buscaron contemplarla hasta el último momento, temorosos de no poder comunicarle al recuerdo su figura, el perfume de su piel, su belleza mezquina.
Por un instante no pude evitar imaginarla desnuda: ahí en el medio de la calle, donde todas las miradas la harían suya sin pedir permiso ni aceptar las negativas del pudor. Y en su desnudez, se enfrentaría a mi deseo, me desafiaría con todo su cuerpo a dar un paso más hacia ella, un primer paso hacia el camino del placer. A cubrirla, primero con mi abrigo para hacerla desaparecer del mundo real, después con mi propio cuerpo para convertirla en protagonista de mis historias de cama.
Por un instante me miró, como intuyendo las sensaciones que me había despertado sin quererlo, y  me sentí desnudo. Hay momentos en que la única distancia entre dos personas es la vestimenta.
Se alejó con determinación, taconeando una despedida en el pavimento, como si sus piernas intentaran disuadirme de querer colarme entre ellas. Y la hubiera desoído, pero excitado, ya no pude moverme hasta que la erección hubo desaparecido y ella ya estaba tan lejos como el rayo cuando se escucha el trueno.
Jamás volví a verla. Pero de vez en cuando paso por ese lugar, tan físico y tan irreal, me permito ser juguete de la fantasía y desnudo totalmente a las mujeres que desfilan frente a mis ojos con la esperanza de volverla a ver. Y me pregunto con la insistencia firme de un látigo masoquista restallando sobre la carne complaciente... ¿Podré recorrer ese trecho entre la calle real y las esquinas de mi mente? ¿La encontraré algún día? Y si jamás lo hago, ¿podré alguna vez olvidarla? 


Safe Creative #1403160368741  

Fotohistoria para revista digital de seis entregas SheePlay. (2012)