Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Mujeres Machistas

Las personas más machistas que tuve el desagrado de cruzarme en el camino no venían, como sería de esperarse, en envase masculino, sino femenino.

Seguimos pensando que si un hombre no es agresivo y no trata a la mujer que tiene a su lado como un ser inmediatamente inferior, es un dominado.

Seguimos pensando que si una mujer está sola, está desprotegida y siempre quiere tener compañía. Y que cuando una mujer tiene compañía, lo hace para adquirir protección y pierde su voz y voto, al menos en situaciones públicas.

No queremos ver que hoy un gran porcentaje de hombres, mujeres y otros están ejerciendo o buscando ejercer la igualdad de género en sus formas de relación. Y cuando lo vemos, lo rechazamos con todas las fuerzas que nos da nuestra programación cultural y con todo el poder que nos da formar parte de una mayoría.

Y le hablo a Uds., a todas Uds., y hasta a lo poco de mujer machista que hay en mi interior, que es poco, pero a través de años de escolarización y socialización también tengo: nos quejamos de lo que nosotras mismas producimos y/o reproducimos.

Cada vez que aceptan ser mantenidas económicamente, de lo chiquito (el transporte, una cena o la tarifa del hotel alojamiento) a lo grande (la casa, los hijos, el pan de cada día).

Cada vez que se niegan, pudiendo hacerlo, a mantener al otro económicamente de forma transitoria y de acuerdo a situaciones de crisis económica, financiera, laboral, de forma menos transitoria, porque queda por fuera del rol de poder establecido.

Cada vez que se quejan de la distribución del trabajo hogareño por roles de género con personas ajenas a la relación en la que se acordaron tácitamente esos roles.

Cada vez que le das la razón al marido que pega, al padre o padrastro o hermano o hermanastro que viola a las mujeres de su familia, cada vez que aceptas un piropo por decisión propia e intentas convencer a otras mujeres de que los acepten también porque tú lo haces, cada vez que preguntas ante una situación de violación de espacios personales ¿qué tenías puesto?, cada vez que manifiestas tu mala onda cuando una mujer elige separarse más que de una persona o una familia, de una situación de violencia física, emocional, espiritual o económica con nombre/s y apellido/s.

Cada vez que das por sentado que todas las mujeres cocinan, planchan, lavan, tienen o quieren tener hijos, están o quieren estar en matrimonio, que son heterosexuales, que le dan el mismo valor casi económico a la virginidad y lucran con su pérdida.

Cada vez que eres incapaz de contener tu malcogimiento ante personas que se aman (sean del género, orientación sexual y edad que sean) porque se desenvuelven en un esquema de poder que busca la igualdad y no el sometimiento de uno de los dos.

Ustedes (nosotras) son (somos) el engranaje en el que se apoya y reproduce de generación en generación la injusticia social de género, no los hombres.
No solamente porque acatan, sino porque siguen pariendo hijos a este mundo machista y les siguen enseñando a encajar machistamente en el mundo. Y se sienten con el derecho de enseñarle lo mismo también a aquellos que Uds. mismas no han parido. Y maltratan a los hombres no machistas (que los hay), a las mujeres libres y a los otros por no entrar en su esquema de pensamiento. Claro, desde su lugar aceptado de subalternas en un sistema machista y probablemente, de algún hombre machista presente o pasado (padre, esposo, ex-esposo o tutor).

No les deseo el mal, pero el bien que yo les deseo, para Uds. es el mal. Porque les deseo igualdad.