Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Oscura atracción

Esa oscura atracción (no, no ésa que nos atrae a los genitales sin depilar) que representan las personas legal, civil, emocional, socialmente inaccesibles podría ser la forma adulta del capricho infantil.

Queremos tener lo que no podemos tener, queremos disfrutar a quien es disfrutado y por ende, sabemos que es disfrutable. Es como una forma de evitar los riesgos de encontrar por un@ mism@ a alguien que podamos disfrutar.

Queremos lo que otros tienen, queremos a otros que se han comprometido en un camino de vida con otros, tal vez para probarnos a nosotros mismos que son menos felices de lo que quieren aparentar o aparentan, tal vez porque quisiéramos participar de alguna forma de tanta felicidad y la única forma en que se puede dividir algo indivisible como el amor es destruyéndolo.

No sabemos lo que queremos, pero cuando nos enfrentamos a alguien que sí lo sabe, nos hace desear tanto saberlo que podemos llegar a confundir lo que el otro quiere con lo que queremos. En el caso de ese alguien que el otro quiere, nos convencemos no solamene de quererle, sino de que además también nos quiere (o podría hacerlo). Los triángulos amorosos funcionan aún peor que los tríos y son mucho menos placenteros.

Tal vez los estados civiles no sean más que la representación de la utopía de la posesión del cuerpo y el deseo sexual del otro. Y paradójicamente, lo que logran es movilizar el deseo ajeno y las ganas de la posesión del cuerpo de otros ya poseídos legal, civil, emocional y socialmente.

Tal vez la pasión no pueda encauzarse en las trampas de la civilización y siempre intente escapar a las denominaciones, arrastrándonos a una animalidad primitiva de la que quizá nunca podamos evolucionar totalmente. Ese momento anterior a la cultura, anterior a las reglas, en que éramos naturaleza pura y no aceptábamos más normas que las necesidades básicas.

Tal vez simplemente buscamos paz mental intentado una relación monógama para toda la vida y lo único que encontramos es la ebullición del instinto sexual.Y la guerra de cama, abierta o encubierta.

El lado oscuro de la luna en la tierra, siempre querremos enfrentarnos a nuestra propia oscuridad, aunque eso pueda significar aceptar brillar con un otro a media luz el instante que dure la combustión espontánea de los cuerpos.