Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

El valor moral del buen culo

Una vez hace años alguien me regaló este cumplido (a medias): "Tenés mejor ir que venir". Sonreí yo, y creo que también "se me sonrío el orto" (frase también regalo de alguna otra persona que se cruzó en mi camino pero no entre mis piernas). Resulta que hoy me viene a la cabeza ante la sorpresa que me genera el aumento en la cantidad de buenos culos que te cruzas en la calle en un día y zona cualquiera.


En contra del piropo, como violación del espacio personal del otro, y a favor del respeto en general, nunca expreso en voz alta aquello que el cuerpo de otr@s me genera. Miro de forma tímida, intentando pasar inadvertida, porque sé que a veces una mirada inapropiada puede ser peor que el peor de los piropos. Y no deseo que este texto se convierta en un piropo largo, sino más bien un breve análisis (lo de anal en esa palabra fue completamente casual) de las posibles razones de la proliferación de los buenos culos.


Generalmente, se espera de las personas jóvenes, de quienes hacen deporte, de quienes se cuidan el cuerpo, que tengan un buen culo. Y de los demás, no se espera nada.  Además, no tiene que ver con un atributo exclusivamente femenino, en hombres y otros también puedo asegurar con poco margen de error que hay una tendencia al mejoramiento de la vista de la zona posterior inferior. Quizá nuestros prejuicios estén empezando a modificarse, pero de abajo hacia arriba.  O podría ser solamente un ajuste de expectativas.


Te cruzas con una mujer de unos sesenta años, para la sociedad una "abuela" (tenga nietos o no), tiene buen culo. Te cruzas con una persona muy pero muy fea (o digamos alejada del parámetro social de belleza), tiene un culo más lindo que su cara. Te cruzas con una persona con sobrepeso u obesidad, tiene buen culo. Te cruzas con alguien de aspecto intelectual (que en teoría hace poco ejercicio por su tendencia a actividades mentales, por no decir al sedentarismo), tiene buen culo. 

Te cruzas con alguien que intenta venderte algo, cuando se va, ves que tiene buen culo. Te cruzas con un hombre o mujer que lleva niñ@s de la mano o en un carrito, tiene buen culo. Te cruzas con un otro que sale del gimnasio, tiene mejor culo que un biohombre o una biomujer. Te cruzas con un hombre de cincuenta, panzón y chancletudo, tiene buen culo igual que uno de treinta, de traje y zapatos. Te cruzas con una persona de unos ochenta años, y casi puedes adivinar, que si no tiene buen culo, lo tuvo.


No sé si es que le estamos dedicando más tiempo y esfuerzo a esa zona, o si se trata de una evolución estética cultural. La preocupación por la belleza siempre estuvo presente en la historia de la humanidad, pero a mí me parece que el centro, que antes estaba en la cara, ahora se encuentra en el culo. 


Podría decirse, entonces, que la estética post-moderna busca la belleza interior (que es justamente esa que está adentro del calzón). La industria de la moda también tiene su porcentaje de responsabilidad. Muchas veces, ostentar un buen culo aparente, se vuelve un simple caso de publicidad engañosa, constatado por quien/es logren llegar al fondo del asunto. Por el tipo de corte, tela, colores y hasta la posición de los bolsillos, a veces un buen pantalón puede reemplazar directamente a un buen culo. 


En un mundo globalizado cuesta creer que aún no veamos la belleza de un modo global, sino tan localizado. Valores eran los de antes, pero culos son los de ahora. La aspiración personal a ser buena persona de forma fragmentada o integral fue reemplazada por la aspiración a tener un buen culo. En vez de poder decirte: ¡Pero qué buena gente! tengo que decirte: ¡Pero qué buen culo!


Quizá esto hable de cómo nuestro tiempo se fue a la mierda (no tan metafóricamente) o quizá de cómo estamos intentando generarnos objetivos más alcanzables. Aunque, como dice Capusotto, muchos de esos culos, al final, sean inalcanzables.


Y a mí que siempre fui más del escote que del culotte, quizá esto me afecte. Aunque nunca fui de l@s que se dejan llevar por la corriente, que todo el mundo tenga un buen culo me genera una cierta presión social.


¿Y Uds.? ¿Se sienten presionad@s a tener que tener un buen culo? 


domingo

Embarazada

¿No estarás embarazada?


Esta es una pregunta que toda mujer, desde que entra en la edad en que es socialmente aceptable procrear (que no es la misma para distintas culturas) hasta que entra en la edad en que es socialmente inaceptable hacerlo o que es prácticamente obvio que "está menopáusica" (frase que profundizaremos en otra ocasión), tiene que escuchar mínimo una vez, pero generalmente, más de una.


Se larga de forma casi inesperada, como para causar incomodidad o tomar por sorpresa, con un tono chillón que te sobresalta como un embarazo no deseado pero sin polvo deseado que le de sentido. 


Es seguida por un silencio casi tan incómodo como ese que sigue al anuncio de que uno de los integrantes de la pareja quiere el divorcio o esa confesión de engaño justo con esa persona que es la peor persona con la que podrían haberte engañado.


Si hay más mujeres de ayer en el radio y escuchan esa pregunta, generalmente tienden a hacerle eco, no sé bien si para seguir atrayendo curiosas como si de mujeres machistas sin dinero ante un señor machista de dinero soltero y sin compromiso se tratara, o porque quieren multiplicar el efecto de aturdimiento.


Aturdimiento porque por un momento no sos una mujer libre, trabajadora, soltera y sin apuro o comprometida en una relación de igualdad, quedás reducida a un pedazo de carne, a algo que no piensa, que no decide, que no conoce su cuerpo ni puede controlar sus funciones. Es casi como sentir que te hiciste pis en público y que para colmo, nadie deja de mirarte.


Esta preguntonta puede ser motivada por múltiples síntomas: físicos, espirituales o mentales. O quizá lo que la motive sea la sospecha de una vida sexual más activa que la del interlocutor o de lo que es socialmente esperable en el grupo social que intenta generarle una sensación de pertenencia. Así que, si tenés entre 12 y 60 años y...


te duele la cabeza...


no tuviste tu período...


tuviste tu período dos veces...


estás en pareja (estable o inestable)...


estás sola pero se sabe que sexualmente activa...


tenés demasiado apetito...


tenés demasiado poco apetito...


estás muy cansada...


vomis o te dan náuseas...


tenés fiebre...


tenés hongos vaginales...


tenés hemorroides...


estás distraída, despistada o colgada...


te anda fallando la memoria o estás más torpe que de costumbre...


hiciste más abdominales que de costumbre y se hacen sentir...


quizá sea porque estás embarazada y no te diste cuenta. 


Quédense tranquilas, señoras (por elección o por falta de ella), cuando esté embarazada, si es que alguna vez decido estarlo, yo se los voy a a informar a Uds., y no Uds. a mí. 


Estar embarazada se elige, no es un hecho al azar, ni algo que pasa sin consentimiento (en el mejor de los casos y si sucede así, en realidad es abuso), ni algo que no se pueda prevenir o interrumpir, ni es obligatorio.


Quizá Uds. estuvieron embarazadas sin desearlo, sin planificarlo, por imposición de un marido u otro hombre significativo en sus vidas, o quizá aceptaron estarlo por presión social. Pero yo, mujer de hoy (de la mediatarde de hoy, ya ni de la mañana ni del mediodía), como tantas otras como yo y como las que vienen (o eso espero), elijo cuándo, cómo, donde y con quién estar embarazada o no estarlo. 


La respuesta negativa es recibida con enojo, nostalgia o alguna anécdota de cuando estuvieron embarazadas sin darse cuenta. En el mejor de los casos, podemos retransmitir esa incomodidad que nos fue transmitida primero, y escabullirnos de la embarazosa situación sin estar embarazadas. En el peor de los casos, se lleva a cabo un mini juicio social para estimar las razones por las cuales todavía no estás embarazada o para intentar arrancarte información privada de tu planificación familiar.


Incluso si la respuesta fuera afirmativa, y podemos escapar de la embarazosa situación pero estando embarazadas, estarlo o no es un tema personal, de pareja y no un tema público que tenga que ser comentado antes de que la embarazada en cuestión y/o la pareja en cuestión decidan hacerlo público.

Pero tranquila, en vez de preguntarte si sos boluda, también voy a preguntar, como vos: 


¿NO ESTARÁS EMBARAZADA?



martes

Tierra de nadie

La cama es tierra de nadie.


La cama puede parecer un atajo de la eternidad cuando viaja sin demasiado equipaje. 


La cama puede parecer un refugio del mundo, pero no puede protegernos de lo que encontremos entre sus sábanas, entre nuestros sueños o entre un par de piernas abiertas.


La cama puede ser estacionamiento de los secretos desnudos que ni siquiera un espejo llega a mostrarnos sobre nosotr@s mism@s.


Pero quienes pasan por ella, nunca pueden ponerse demasiado cómod@s entre sus sábanas, pues tendrán que continuar con su viaje más o menos definitivamente.


La cama es siempre continente virgen a descubrir por quien desea ignorar a sus nativos originarios: las experiencias sexuales anteriores.


La cama es siempre conquistable para quien quiere poseer en vez de disfrutar.


La cama es, también, límite natural entre los países de las fantasías cumplidas, las fantasías frustradas y las realidades húmedas.


Cuando la cama parece tierra de alguien, es porque alguien más perdió su oportunidad de soñar, dormir o follar.


El corazón, que puede ser tierra de alguien, en la cama es tierra de tod@ quien lo toca, por unos instantes.


Ni siquiera tu cuerpo es tuyo, pero es tuyo el placer que extraes de él. Ni siquiera los otros cuerpos son tuyos, pero es tuyo el placer que comparten contigo.


Si la cama fuera tierra de tod@s, a soñar, dormir y follar habría que irse más allá de las estrellas.


No puede poner su bandera en ella ni el amor libre, ni el amor legalizado.


No pueden decirse su dueñ@ ni hombres, ni mujeres, ni otros, ni sol@s, ni acompañad@s.


Y en tierra de nadie, es donde finalmente somos alguien.



miércoles

Entre Tuiter@s: Tuiter@ vs. Sextuiter@ vs. Tuitstar

Es un error muy común de los medios tradicionales o de cualquiera que no pertenezca al medio de comunicación que es Twitter y se integre "desde afuera", confundir sextuiter@ con tuiter@ cuyo tema es el sexo o la sexualidad con tuitstar (también porque muchas veces estos últimos copian, pegan y se atribuyen los tuits de los anteriores).


Es casi como la diferencia que he escuchado hacer entre puta y prostituta: quien lo hace por placer o por dinero. BULLSHIT. Diferenciaciones hechas por quienes quieren diferenciar a toda costa, desde una moral tradicional que sigue intentando imponerse sobre el derecho a la construcción de la propia moral.

Es casi como seguir intentando buscar la diferencia, porque moralina.


Nadie diría que Alessa Rampolla es una sextuitera, ¿verdad? ¿Será que hace falta una certificación para poder hablar de sexo sin ser malcatalogado? ¿La única forma de acercarse al sexo o la sexualidad sin ser tomado a broma sigue siendo oficialmente desde la biología, la medicina o la psicología? ¿Qué pasa con nuestras experiencias, con nuestros derechos como seres sexuales y sexuados, con nuestra libertad de expresión hasta en las áreas más íntimas?


O quizá el problema sea con el tema de las identidades reales y virtuales. Si no eres alguien que habla de sexo de forma semi-pública o pública en la vida real, ¿automáticamente te conviertes en sextuitero/a por "existir" sólo de manera virtual? El error parte, también, con eso de querer seguir dividiendo lo que se tuitea de lo que se es, seguir más interesados en quien maneja la cuenta que en la cuenta en sí. Pero ya que están interesados en separar, dividir y clasificar, háganlo con un cierto conocimiento del mundo y la historia (sí, historia) de la microsociedad (sí, microsociedad) tuitera.


Un@ tuiter@


tuitea sobre su área de experiencia, que puede ser cocina, ciencia o sexo.


tuitea alguna que otra foto, pero las fotos no superan un cierto porcentaje de sus tuits.


recibe y da RT.


gana seguidores interesados en su área de experiencia y sigue cuentas que le resultan interesantes.


interactúa, acepta y realiza comentarios, debate.  


ha conseguido sostener su cuenta a través del tiempo.


no vende su cuenta ni vende a través de su cuenta porque su objetivo principal es expresarse. 

participó o participa en #followfriday (la iniciativa tuitera, no necesariamente la página) o puede elegir aceptar o dar recomendaciones diarias, semanales, mensuales o espontáneas de cuentas relacionadas o que le resulten interesantes.



Un@ sextuiter@


tuitea sobre sexo, aunque no sea su área de experiencia.


tuitea más fotos que letras, más fotos propias y amateurs que imágenes eróticas o fotos eróticas ajenas.


comparte más tuits ajenos que contenido propio, recibe más que da RT.


utiliza el "morbo" para ganar seguidores, que puede seguir en distintas proporciones o participar en dinámicas de #followback, generalmente basadas en una imagen a ser compartida y retuiteada a cambio de follows.


nunca sigue a muchos seguidores (aquí se mezcla con el/la tuitstar).


no todos l@s tuitstar son sextuiter@s, pero l@s sextuiter@s son o quieren serlo.


interactúa a través de onomatopeyas, emoticones y a veces hasta incluye TuitArt.


estas cuentas surgieron como cuentas invididuales, pero al ampliarse la búsqueda de parejas sexuales en el ámbito swinger al uso de Twitter como forma de conocerse, agruparse y citarse para encuentros sexuales, hoy muchas son de pareja o grupales.

estas cuentas suelen surgir y desaparecer de la nada, ya sea por reportes de spam, problemas varios con vecinos de la sociedad tuitera, venta de la cuenta, etc.


No están incluídas, pero podrían estarlo, cuentas comerciales o aquellas que simplemente comparten fotos sin interactúar como forma de ganar seguidores e intercambiarlos con los de otras cuentas similares manejadas por la misma persona.


Un@ tuitstar


tuitea sobre cualquier cosa que esté de moda con tal de conseguir fama o seguidores (su único objetivo al usar redes sociales), sea su área de experiencia o no.


se distingue por tener una alta cantidad de seguidores y pocos o ningún seguido. Sería el equivalente a la celebridad en la vida real, pero en la vida virtual.


tuitea alguna que otra foto, pero las fotos pueden superar o no un cierto porcentaje de sus tuits. Generalmente son memes y frases ajenas copiadas y pegadas en formatos gráficos (muchas veces mal atribuídas).


recibe y pide RT, pero rara vez lo da (y si lo da lo hace entre alguna de sus cuentas).


gana seguidores por temáticas de #followback, compra de seguidores o recomendación desde otras cuentas propias aunque también al copiar y pegar tuits muy favoriteados de otras cuentas no tuitstar, atrae los seguidores de las mismas. Incluso he visto algunas prosperar copiando bios enteras, o colocando tuits mal atribuidos en sus bio.


no interactúa, acepta ni realiza comentarios.


ha conseguido sostener su cuenta a través del tiempo, aunque suele cambiar de dueño a través de la compra y venta de cuentas, con o sin aviso a los seguidores. 


participó o participa en #followfriday (la iniciativa tuitera, no necesariamente la página) o puede elegir aceptar o dar recomendaciones diarias, semanales, mensuales o espontáneas de otros tuitstar o cuentas propias. Participó o participa en dinámicas para promoción de contenidos comerciales de forma paga.


Mi criterio para estas categorías es válido para mí (no tiene por qué serlo para otros). Su validez se basa en ser desarrollado desde la comunidad de Twitter sobre Twitter, y no desde afuera. (@pelvica es cuenta desde 2010, pero mi cuenta personal existe desde 2008, dos años después de la creación de Twitter). Por favor, siéntase libre de pensar conmigo o sinmigo, de pensar como yo o de pensar distinto, pero piense. Ponga en tela de juicio las categorías que se le presentan. Acuerde después de pensar, o no lo haga. Piense categorías nuevas. Generemos nosotr@s l@s tuiter@s como comunidad nuestras propias denominaciones, no aceptemos sin pensar las impuestas por medios "tradicionales" o "no-postmodernos".


Ahora sí, sres. y sras. de los otros medios que no son Twitter, un poco de respeto. ¡Aquí no se sextuitea! Se tuitea sobre sexo y sexualidad(es). Por su atención, gracias.


viernes

Amor, amor... ¡te ne-ce-si-to!

 Amor, amor, te recuerdo.

Amor, amor, te olvido.

Amor, amor, te aborrezco.

Amor, amor, te niego.

Amor, amor, te añoro.

Amor, amor, te desprecio.

Amor, amor, te deseo.

Amor, amor, te cojo sin condón.

Amor, amor, te emulo.

Amor, amor, te envidio.

Amor, amor, te ignoro.

Amor, amor, te pertenezco.

Amor, amor, te presiono socialmente.

Amor, amor, te idealizo.

Amor, amor, te confundo.

Amor, amor, te embarazo.

Amor, amor, te miento.

Amor, amor, te creo.

Amor, amor, te merezco. 

martes

Más malcogido nivel... se va la tercera

Habiendo aceptado que es imposible coger 24/7 y estar bien atendid@ sexualmente los 365 días del año calendario (o los 366 si es año bisiesto), podemos relajarnos, aceptar con naturalidad tanto los momentos de plenitud sexual como los momentos de escasez sexual.
Si pudiéramos tomarlo así, como una parte misma del ciclo sexual individual/global, dejaríamos coger en paz porque sabríamos que en algún momento nos tocará que nos dejen en paz mientras cogemos. 

El amor propio es al malcogimiento transitorio lo que dicen que es el chocolate a la falta de sexo. Si el malcogimiento es más permanente, entonces sí, compren acciones en una fábrica de chocolate. 

Poder reírse de un@ mism@ es como masturbarse sin necesidad de usar las manos. Y cuando otr@s se masturben pensando en nosotr@s, digo, se rían de nuestra sequía, será mentalmente como una de esas pajas grupales entre amig@s un poco deseperad@s.

En esa línea de pensamiento, anímemonos a compartir rasgos que podrían indicar distintos niveles de malcogimiento, propio y ajeno. Anímemonos a reírnos de nosotros mismos (por no decir anímemonos a masturbarnos los unos a los otros sin usar las manos y mucho menos, acostumbrémonos).

Malcogid@ nivel...

le habla al/a nuev@ de los anteriores constantemente.

se acaba el papel higiénico y no te avisa.

siempre se come la última porcion y nunca deja para la propina.

usa el condón de cortesía de los hoteles alojamiento baratos para ahorrarse una moneda.

se limpia el culo con la toalla blanca despues de hacer del 2 y no la pone para lavar.

le pone carne al plato vegetariano y mira comer.

te pregunta que vas a hacer de tu vida y después hace eso de su vida.

se compra la misma ropa porque sabe que le queda mejor y la usa el mismo día.

deja el ascensor abierto en el segundo piso en un edificio de catorce pisos. 

te habla por teléfono mientras está haciendo del 2.

te pregunta cuánto te salió lo que tenés puesto o cuánto cobrás el tono imperativo de un prestamista (o como si le hubieras pedido prestado a él/ella).

usa constantemente adjetivos (des)calificativos en los demas, como infantil, joven, inmaduro, etc. como forma de sentirse mejor consigo mism@.

en vez de coger con su espos@, se dedica a buscarte chong@. 
la única posición sexual que conoce es el parripollo.

consume la gaseosa en su versión más light y no para de contarte los efectos negativos de la gaseosa en su versión original. 

si él/ella entrega el culo, es flexible; si lo hacés vos, sos put@.

lee que escribes sobre malcogimiento, se guarda el unfollow para mañana así se le nota menos.

El que malcoge y convida, tiene un genital podrido debajo de la barriga. Yo malcogí y no convidé, ese genital podrido lo tiene Ud.

Anteriores:



domingo

Tú y yo


Tus gemidos son tuyos, pero los gemidos que le hacen eco son los míos.

Tus caricias son tuyas, pero la piel en la que dibujan caminos imborrables es mía.

Tus susurros al oído son tuyos, pero los sentidos que erizan son míos.

Tu mirada es tuya, pero el blanco en el que se clava es en la mía.

Tu pasión es tuya, pero la que me despierta es mía.

Tus ganas son tuyas, pero las que responden son las mías.

Tus piernas son tuyas, pero las que eligen abrirse son las mías.

Tu pelo es tuyo, pero las manos que lo acarician son las mías.

Tu deseo es tuyo,  pero se retroalimenta del mío.

Tu amor es tuyo, pero no es más que un espejo del amor mío.

Tu pene es tuyo, pero el placer que me da es mío.

Tú y yo no es más que un sinónimo de tu placer y el mío.