Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Puedo/podemos

Puedo moverme por el laberinto de tus labios con la certeza de quien sabe cómo salir, si quiere.


Puedo enredarme en tu vello púbico para olvidarme un rato de los problemas que me enredan.


Puedo olvidarme una y otra vez el camino a tu cama, para sentir siempre que es uno nuevo.


Puedo arroparnos con caricias que hagan innecesarias las sábanas.


Puedo contener mis orgasmos hasta que ya no puedas contener los tuyos.


Puedo escalar tus ideas como si fueran de roca hasta llegar a la cima de tu lógica personal.

                                                       Y bajarme del otro lado sin dejar bandera de conquista. 


Puedo quedarme tan quieta y callada que te sientas sol@ el tiempo necesario para sanar.

                                                       Y revivir cuando quieras echar sal a la herida de existir junt@s.


Puedo arrodillarme ante ti sin perder la altura, porque me he arrodillado ante mí.


Puedo dejarme penetrar para no penetrarte, y puedo penetrarte para no dejarme penetrar.


Puedo lamer tu experiencia de vida en la piel y quedarme aún con ganas de succionarte el futuro de una libido aún latente.


Puedo perderme en ti o hacerte perder en mí, puedo jugar a las escondidas o puedes jugar a la mancha.


Puedo contarte un cuento antes de ir a dormir, justo después de acostarnos a no dormir.


Puedo cegarme a la belleza ajena con tal de poder tocar siempre la tuya.


Puedo ir contigo sin dejarme equipaje o puedo llevar mi equipaje y no ir contigo.


Puedo ser tu virgen cuantas veces quieras, porque procrearé tu pasión para que sea siempre nueva.


Puedo tantas cosas, y tú puedes tantas otras. Pero aquí se trata de descubrir lo que podamos los dos.


Puedo, pero no sé si quiero.

Puedes, pero no sabes si quieres.

Y hasta que lo sepa, me diré y te diré (nos diré) que no puedo.

Y hasta que lo sepa, me dirás y te dirás (nos dirás) que no puedes.

Y podemos intentar creérnoslo.