Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Vivir sin amor

Vivir sin amor es al espíritu lo que vivir sin sexo es al cuerpo, dirían. Yo digo que es al espíritu, también, porque el sexo no se tiene solamente con el cuerpo.


Dicen algunas canciones y frases que no se puede vivir sin amor, yo creo que sí se puede, pero no se debería.


Nos acostumbramos primero a vivir sin amor, y después es muy fácil acostumbrarnos a vivir sin sexo, que es otra falta de amor pero más íntima.


Vivir sin amor es no tener quien te escuche, pero también es no escucharse a un@ mism@.


Vivir sin amor es no tener quien quiera tocarte, pero también no desear tocar.


Vivir sin amor es no tener con quien pelear, pero también vivir pelead@ con el mundo.


Vivir sin amor es no tener a quien ocultarle tus secretos, pero también es la vida totalmente expuesta.


Vivir sin amor es no tener a quien negarle la mirada a tu cuerpo desnudo, pero también no tener a quien espiárselo.


Vivir sin amor es negar y ser negad@ la mirada.


Vivir sin amor es ser juzgado y prejuzgado constantemente, pero también encasillarse a un@ mism@.


Vivir sin amor es todo esto y mucho más. Percibo una vida social sin amor por una vida privada sin amor. Percibo falta de amor desde los orígenes, las infancias, las adolescencias, las adulteces varias y hasta la muerte.


Vivir sin amor es peor que coger sin amor, porque aunque no ames a las personas con las que te acuestas, siempre nos queda el cariño por la co-existencia y la complicidad del placer mutuo obtenido.


Vivir sin sexo, es también, vivir sin amor.