Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Preguntas

Ponerse de acuerdo sobre lo que es una pregunta personal y lo que podría ser de público conocimiento es una decisión sociocultural, con un acuerdo que se modifica en el tiempo con tanta frecuencia como los términos y condiciones de Google, y sin previo aviso, como los de Tumblr. Y un acuerdo con el que quien está de acuerdo interpreta que estamos de acuerdo aunque nunca lo hayamos manifestado de forma explícita. Afortunadamente, podemos cerrar nuestras cuentas en los servicios anteriormente citados si no estamos contentos con nuestra experiencia de uso, pero parece que estamos obligados a vivir en sociedad, nos guste o no, por el acuerdo realizado por las personas que nos trajeron al mundo sin preguntarnos si queríamos venir.

Quien acepta que para acostarse con alguien primero hay que modificar el estado civil, tendrá muchas preguntas de las que necesitará respuesta antes del sexo. 

¿Cómo es tu nombre?

¿Qué edad tienes?

¿Cuánto mides/pesas?

¿De dónde eres?

¿Cómo te ganas la vida?

¿Qué te gusta? ¿Qué no te gusta?

¿Dónde estudiaste? o ¿Dónde estudiarás?

¿Cuál es tu proyecto de vida?  

¿Eres heterosexual?

¿Cuántos hij@s te gustaría tener? generalmente en vez de ¿Quieres tener hij@s alguna vez? 

ETC, ETC, ETC.

Pero si el único estado civil con el que un@ se identifica es: libre, las preguntas sobran y las respuestas se responden por sí solas. 

Hay cosas que es necesario saber antes de acostarse con alguien y hay cosas que, puedo querer saber, pero que son innecesarias. A veces, preguntamos demasiado, y terminamos cogiendo poco. A veces cogemos mucho, y por no hacer/nos las preguntas realmente necesarias, terminamos en situaciones que no tienen respuesta posible.

Para acostarme con alguien yo prefiero saber...

qué le gusta llevarse a la boca, antes que su nombre.

qué posición o rol le gusta en la cama, no donde ha estado.

con quién/es le gustaría acostarse, no con cuántas personas se ha acostado.

si tiene ganas de acostarse conmigo, no su orientación sexual ni su género.

si tiene compromisos previos, no si está dispuest@ a comprometerse conmigo.

si acepta mi elección de anticonceptivos y prevención de ETS, no qué enfermedades tuvo o tiene.

En fin, preguntas hacemos todos, en voz alta o en silencio. Y también, muchas veces, nos respondemos sol@s.

Y tú, ¿qué preguntas cuando preguntas?