Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

¿Sabes a qué huelo?

Sé que huelo a desesperación, a muerte líquida y a promesa de sexo.

Sé que te gusta más tocarme que verme, pero que te gusta más verme que olerme.

Sé que no tengo derecho a ser yo misma si no es en breves interludios de intimidad censurada.

Sé que te gusta más imaginarme que dejarme ser real.

Sé que creen que envidio al pene, o intento imitarlo, casi en una relación sol y luna sin posibilidad de eclipse.

Sé que soy un cíclope ciego, intentando espiar el mundo desde la ventana cerrada de una cárcel de tela.

Sé que me comparan con el vacío por asumir que lo normal es existir parado.

Sé que tildarán a mi dueña de ordinaria, de sucia y de puta si no se asegura de reprimir todo rastro fragante de mi existencia.

Sé que las narices cerradas en los demás son una extensión de las piernas cerradas en mi dueña.

Pero de vez en cuando me liberan de mis cadenas de higiene y fluyo, chorreo, desbordo, apesto...

mi alegría es tal que no puedo evitar reír y llorar, generando efectos impensados en mis dueñas.

Huelo a tus fantasías prohibidas, huelo a tabúes inconscientes y destilo el terror de la esencia animal que negamos tener y el pavor de nuestro inminente final.

¿Sabes a qué huelo? Sí, lo sabes.

Huelo a ti antes de que el mundo te impriera su olor, huelo a la sombra de la oscuridad anterior a la vida. 

¿Sabes a qué huelo? No, no lo sabes.

Yo sé a qué huelo, pero en mi sinceridad olfativa, me permito ser.

¿Te permites tu ser sincer@ con tu olfato y dejarle oler en libertad?