Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Posesiva o celosa


Muchas veces confundimos lo parecido con lo igual: a personas de un país oriental con otro; el acento del idioma hablado en un lugar con el de uno hablado en otro lugar; un río con un lago o con un mar; el placer sexual con amor; la falta de moral con la elección de una moral propia; la belleza con la moda; la fe con la religión o la procreación con la maternidad o paternidad. 


Solemos creer que es lo mismo una persona celosa que una posesiva porque ahondar en la diferencia nos obligaría a analizar profundamente los límites de nuestra libertad sexual, la decisión de tener una cama exclusiva o inclusiva, enfrentarnos a nuestra falta de desarrollo de la inteligencia interpersonal o la erótica.


Quizá Uds. quieran creer que es lo mismo, pero a mí no me engañan las grandes categorías y etiquetas de siempre que nos quieren meter a todas las gatas en la misma bolsa. He buscado y rebuscado entre las páginas invisibles de mi historia sexual, sí, ésa que llevo escrita en la piel y con la tinta secreta del fluido corporal, que mancha pero no sin dejar su mensaje. Y esto es lo que encontré: 


Yo no soy celosa, soy posesiva. 


Yo delimito pequeños fragmentos de ti a explorar, y una vez que logré visibilidad total de ese mapa de erotismo secreto, planto mi bandera, me declaro conquistadora. 


Yo no soy celosa, soy posesiva.


Te marco con la única marca que no se puede borrar: la libertad. Sé que volverás a mí mientras quieras hacerlo. Sé que aquí estaré mientras los dos así lo imaginemos. No me pregunto en donde estás cuando no estás, ni te responderé si alguna vez osas preguntármelo.


Yo no soy celosa, soy posesiva.


Todo lo que pase fuera de mi territorio no es asunto mío, pero lo que pase dentro, es motivo de grandes guerras del subconsciente que pueden escalar en violencia hasta la realidad compartida.


Yo no soy celosa, soy posesiva.


Soy tan tuya como soy mía. No voy a cederte un milímetro más de deseo que aquel que tú también me cedas. Quiero olerte, verte, lamerte, escucharte y sentirte placeres ajenos marcados en la piel, para poder hacerlos también míos.


Es distinto, claro. Pero parecido, sí.


Otros relacionados: 





sábado

Interblogueando (4)



Un solo tema, dos puntos de vista:

   PAREJA

  El punto de vista de @korzanj aquí:
 
Naufragio de Corazones



No lamentaré esta separación. Me he dado cuenta de que había empezado a dar menos, como si yo te poseyera a ti y tú a mi y no hubiera otra cosa que hacer.



Los Desposeídos, Ursula K. LeGuin






Una Pareja deja de serlo

por accidente, tragedia, fatalidad

mas cuando es por propia mano

no es distinta realidad.



Su muerte es a marcha lenta,

con avisos que se pueden sentir.

Mas raras veces importan

si nos decidimos mentir:

a veces por mala Fe, en otras por pasión

por algo que dejamos convertir en ilusión.



No hay Pareja sin presencia

cuando reinan las ausencias,

con la cama bien armada

pues allí no pasa nada.

Donde va al exilio el Placer

en el nombre del Deber,

solo hay cuentas a pagar

sin que interese Volar.



Al dejar de hablarnos, mirarnos

por creer que nos conocemos

(fantasía que nos contiene)

aceptamos no importarnos,

que la rutina nos serene.

Y debajo crece el Naufragio

de dos Almas que se separan,

impermeable a las palabras

que de todas formas resbalan.



Un@s se dan cuenta sintiendo

que sufren en una prisión,

otr@s con un Vacío perciben

secarse su Corazón.

La Nada llega al saber

que quien se amaba no es solución:

cada cual a su manera

se desvela por su salvación,

perdiéndose en la neblina

de una nueva situación:





Cuando solo importás vos,

ya no hacen falta dos.





Y llega el Naufragio, como inesperado,

en modo sorpresivo (a veces, planificado).

Un@s terminan en tierra varad@s,

otr@s bajo las olas:

Corazones abandonados

con lágrimas que lloran a solas.





En medio de la Desolación,

con depresión o desesperación,

mas pulsión por sobrevivir,

sabelo:

solo tendrás esperanza

de volver algún día a vivir

si pese a todo lo pasado

decides dejarl@ ir.


domingo

Ser (tal cua)l una mujer (puede serlo)

 
A veces crees que estás conversando con una persona que como tú ha construido la casa de su forma de percibir piedra por piedra y una frase suelta, un adjetivo mal puesto o la falta de indicadores de sarcasmo te revelan los pilares de una construcción mental comunal hecha a base de paja (de pajas) en la que habitan todavía los fantasmas de una sociedad que todavía no acepta la muerte de sus fundamentos y estereotipos. 


No hablo solamente por este ejemplo y por el pobre de @curuncuncunio  que al final está tan en su derecho a imaginarse a las mujeres a su manera como yo en el mío de no formar parte con mi realidad de esa fantasía no sexual pero sí relacionada con sexualidad. 

Cuando alguien me dice que soy tan buena como una mujer puede serlo: 
me insulta como persona adosándome al colectivo MUJER,
me insulta en mi elección de orientación sexual adosándome al colectivo HETEROSEXUAL,
ignora mis experiencias personales suponiéndolas idénticas a la de toda persona con vagina,
niega la posibilidad de que yo no me identifique como mujer o responda a otro tipo de clasificación de géneros o a ninguna, 

presupone que yo respondo y acepto su idea de mujer como propia. 

No sé bien que me cae peor, si la parte de mujer, o la parte de buena.

BUENA es una categoría que viene de discusiones éticas, morales, religiosas o filosóficas, y depende de que sistema de pensamiento o valores se trate, ser bueno puede ser algo distinto del significado que el sentido común le da (uno adosado generalmente al del cumplimiento de normas de conducta y aceptación de axiomas).

MUJER es una categoría que viene de discusiones biológicas, sociológicas, psicológicas y antropológicas, y generalmente tiene que ver con las consecuencias culturales y económicas de tener un cuerpo capaz de gestar y continuar la especie.

En ambos casos estamos siempre dentro de un sistema de pensamiento que percibe el mundo de forma dual: blanco/negro, lindo/feo, bueno/malo, hombre/mujer. Los conceptos de simultaneidad, multiculturalidad, traducción multi-código, no pueden existir dentro de este sistema. 

Y es aquí, justamente, en donde el diálogo (o intento de diálogo) entre una persona como yo y una persona como tú desaparece. Hablamos idiomas distintos, y aunque yo pueda intentar tolerar el tuyo (presión social mediante), tu ni te molestarás en intentar tolerar el mío. Y aunque lo toleremos, jamás lo entenderíamos.

La única conversación posible pareciera ser entre mayorías, con conceptos mayoritarios. Las mujeres buenas vendrían a ser las que cumplen tu expectativa. Las mujeres malan podrían ser las que te cobran por cumplirla o las que no aceptan ningún pago ni ninguna esperanza exterior que actúe como regla de comportamiento o de vida. 
Una buena mujer requiere de la existencia de un buen hombre: blanco, heterosexual, económicamente independiente, simbólicamente agresivo, anti anticonceptivo, pedagógicamente erecto.

Ni idea tienes de que existen los otros, otras formas de ser o entender ser mujer, y hombres también dispuestos a ser persona antes que ser simplemente hombres.

El sexo podría convertirse en nuestro lenguaje de señas, si llegáramos a tenerlo. Y creo que esa posibilidad es más remota aún que la de que la persona que soy se acerque a la mujer que tú imaginas. Y me pregunto si eres el buen hombre que la expectativa te dicta a ti que tienes que ser antes de venir a plantearme a mí si soy la buena mujer de tus expectativas.

Al final, cada un@ puede habitar la pequeña casa (o caja) mental que quiera, pero lo que no puede es hacer de cuenta que el otro vive mentalmente en el mismo lugar. No sin ganarse un portazo en la cara por respuesta.

Te lo digo con un versito, para que rime con el gran verso social que muchos escuchan y repiten como loros sin posibilidad de pensar y repensar:

Se espera de la mujer que sea buena madre, buena esposa o buena hermana, 
pero lo que importa al final seas hombre, mujer u otro, es ser buena en la cama.

Porque, te guste o no, se reflejará incluso fuera de ella.

Y dentro y fuera de la cama, YO SOY TAN BUENA COMO SÓLO YO PUEDO SERLO.

Otros relacionables:

¿Eres buen@ en la cama?

Mujeres

MI marido 

martes

Fácil de enamorar


En un mundo globalizado, rápidamente socializamos nuevos clichés de pequeños gestos, actitudes, pensamientos, palabras y formas de ser que teóricamente enamoran.

Pero tod@s sabemos que lo que nos enamora de los demás y lo que enamora de nosotr@s son aquellas cosas de las que no tenemos consciencia que hacemos, pensamos, decimos, somos o transmitimos. Y el enamoramiento ocurre cuando hay alguien ahí para percibirlo como ejemplo de la particularidad que es ser un@ mismo. Una particularidad fluctuante, sí, pero particularidad al fin.

Pero tod@s deberíamos saber que muchas veces lo que enamora es justamente lo que sorprende, lo que no esperábamos que nos produjera deseo, atracción, interés, cariño, apreciación o camaradería con aspiraciones a cama y nos lo produce de todos modos. 

Y hay momentos en que hasta nos reencontramos y nos volvemos a enamorar de nosotr@s mismos, redescubriendo viejos pequeños gestos, actitudes, pensamientos, palabras y formas de ser que nos identifican con lo que alguna vez fuimos, o nuevos con los que estábamos esperando identificarnos sin ver llegar el momento, y que prácticamente enamoran.

Soy fácil de enamorar cuando:

encuentro a alguien siguiendo, como yo, un camino de ruido a hojas secas partiéndose bajo los zapatos.

encuentro a alguien como yo que se siente más cómodo bajo la lluvia que bajo un paraguas.

puedo compartir un silencio cómodo.

encuentro una sonrisa sincera que no busca la recompensa de otra sonrisa.

el sentido de las palabras acompaña al de las acciones en una armonía de música clásica en mute, 
o cuando las acciones intentan desesperadamente acompañar el sentido de las palabras en una falta de armonía de música metalosa a falso todo volumen.

presencio situaciones de igualdad o equidad real, no actuada para conseguir tales o cuales fines.

el respeto que exige simplemente el estar vivos en el mismo lugar o momento me es mostrado o devuelto.

las partículas de luz juegan en algún rincón olvidado y alguna otra persona busca refugio en ese mismo rincón huyendo de su propia oscuridad interior, como yo.

la risa de un@ niñ@ y el adulto que todavía es capaz de provocarla.

reconozco la existencia de una familia entre miembros inverosímiles o que nadie más ve o acepta como tal.

me llegan breves ecos de placeres que conozco o conocí, o que desconozco pero me generan la complicidad de la curiosidad saciada.

presencio o comparto el festejo de un logro personal ajeno producto del esfuerzo y no del acomodo.

presencio o comparto una instancia de diálogo intergeneracional no truncado.

Es tanto lo que me enamora y tan poco lo que me desenamora, que me termino considerando FÁCIL.

 Soy fácil de enamorar, pero también fácil de desenamorar.

Soy fácil de enamorar, pero difícil de convencer de amar.

Soy fácil de enamorar, pero difícil de amar.

Soy fácil de enamorar, pero difícil de corresponder en el enamoramiento. 

domingo

Interblogueando (3)

 Un solo tema, dos puntos de vista:

                                                                      PAREJA


  El punto de vista de @korzanj aquí:



La separación educa, sin duda, pero tu presencia es la educación que yo quiero.

Los Desposeídos, Ursula K. LeGuin



Una Pareja tiene tantos motivos para unirse como para separarse.

Están quienes se unen en la semejanza, otr@s en la diferencia.

Parejas que nacen de la Amistad o de ser enemig@s mortales.

Muchas sin pensar, también que fueron premeditadas

(en ocasiones, ambas cosas a la vez).

Hay Parejas que son para conocerse, otras para sostenerse.

Parejas para la Aventura o el Sosiego, la Creación o la Destrucción, el Sueño o la Acción

(a veces, también, ambas cosas a la vez).

Y algunas solo son por recorrer misma Ruta y Dirección.