Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Ser (tal cua)l una mujer (puede serlo)

 
A veces crees que estás conversando con una persona que como tú ha construido la casa de su forma de percibir piedra por piedra y una frase suelta, un adjetivo mal puesto o la falta de indicadores de sarcasmo te revelan los pilares de una construcción mental comunal hecha a base de paja (de pajas) en la que habitan todavía los fantasmas de una sociedad que todavía no acepta la muerte de sus fundamentos y estereotipos. 


No hablo solamente por este ejemplo y por el pobre de @curuncuncunio  que al final está tan en su derecho a imaginarse a las mujeres a su manera como yo en el mío de no formar parte con mi realidad de esa fantasía no sexual pero sí relacionada con sexualidad. 

Cuando alguien me dice que soy tan buena como una mujer puede serlo: 
me insulta como persona adosándome al colectivo MUJER,
me insulta en mi elección de orientación sexual adosándome al colectivo HETEROSEXUAL,
ignora mis experiencias personales suponiéndolas idénticas a la de toda persona con vagina,
niega la posibilidad de que yo no me identifique como mujer o responda a otro tipo de clasificación de géneros o a ninguna, 

presupone que yo respondo y acepto su idea de mujer como propia. 

No sé bien que me cae peor, si la parte de mujer, o la parte de buena.

BUENA es una categoría que viene de discusiones éticas, morales, religiosas o filosóficas, y depende de que sistema de pensamiento o valores se trate, ser bueno puede ser algo distinto del significado que el sentido común le da (uno adosado generalmente al del cumplimiento de normas de conducta y aceptación de axiomas).

MUJER es una categoría que viene de discusiones biológicas, sociológicas, psicológicas y antropológicas, y generalmente tiene que ver con las consecuencias culturales y económicas de tener un cuerpo capaz de gestar y continuar la especie.

En ambos casos estamos siempre dentro de un sistema de pensamiento que percibe el mundo de forma dual: blanco/negro, lindo/feo, bueno/malo, hombre/mujer. Los conceptos de simultaneidad, multiculturalidad, traducción multi-código, no pueden existir dentro de este sistema. 

Y es aquí, justamente, en donde el diálogo (o intento de diálogo) entre una persona como yo y una persona como tú desaparece. Hablamos idiomas distintos, y aunque yo pueda intentar tolerar el tuyo (presión social mediante), tu ni te molestarás en intentar tolerar el mío. Y aunque lo toleremos, jamás lo entenderíamos.

La única conversación posible pareciera ser entre mayorías, con conceptos mayoritarios. Las mujeres buenas vendrían a ser las que cumplen tu expectativa. Las mujeres malan podrían ser las que te cobran por cumplirla o las que no aceptan ningún pago ni ninguna esperanza exterior que actúe como regla de comportamiento o de vida. 
Una buena mujer requiere de la existencia de un buen hombre: blanco, heterosexual, económicamente independiente, simbólicamente agresivo, anti anticonceptivo, pedagógicamente erecto.

Ni idea tienes de que existen los otros, otras formas de ser o entender ser mujer, y hombres también dispuestos a ser persona antes que ser simplemente hombres.

El sexo podría convertirse en nuestro lenguaje de señas, si llegáramos a tenerlo. Y creo que esa posibilidad es más remota aún que la de que la persona que soy se acerque a la mujer que tú imaginas. Y me pregunto si eres el buen hombre que la expectativa te dicta a ti que tienes que ser antes de venir a plantearme a mí si soy la buena mujer de tus expectativas.

Al final, cada un@ puede habitar la pequeña casa (o caja) mental que quiera, pero lo que no puede es hacer de cuenta que el otro vive mentalmente en el mismo lugar. No sin ganarse un portazo en la cara por respuesta.

Te lo digo con un versito, para que rime con el gran verso social que muchos escuchan y repiten como loros sin posibilidad de pensar y repensar:

Se espera de la mujer que sea buena madre, buena esposa o buena hermana, 
pero lo que importa al final seas hombre, mujer u otro, es ser buena en la cama.

Porque, te guste o no, se reflejará incluso fuera de ella.

Y dentro y fuera de la cama, YO SOY TAN BUENA COMO SÓLO YO PUEDO SERLO.

Otros relacionables:

¿Eres buen@ en la cama?

Mujeres

MI marido