Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

jueves

Mis contemporáneos


¿Quiénes son mis contemporáneos?, se pregunta pélvica.

Ella dice que a veces se cruza con personas que

se expresan sexualmente sobre los demás basándose en supuestos privilegios de género,
no disfrutan las relaciones sexuales que tienen,
consideran que el estado civil define las relaciones o formas de relacionarse jerárquicamente,
tienen hijos no deseados ni planificados,
no se responsabilizan por las consecuencias de su sexualidad o responsabilizan a otros,
están malcogidas y malcogen,
no aceptan las familias/organización familiar de otros pero imponen aceptación de la suya,
estando inseguras de su orientación sexual, rechazan todas las otras,
te miran directo a las tetas, pero no pueden sostenerte la mirada,
imponen su deseo sexual incluso cuando les han dicho que no es correspondido ni deseado,
no aman porque no creen en el amor y no creen en el amor porque no aman,
usan posiciones de poder para abusar sexualmente de otr@s,
imponen una salida del clóset a toda orientación sexual o género alterno,
no encuentran en la cama un camino de piernas abiertas hacia la libertad sexual
ni en cada hecho cotidiano un camino de pequeños actos políticos hacia la libertad individual

en Buenos Aires, París o donde sea, aunque generalmente en Buenos Aires y siente que estas personas no son sus contemporáneas.

Pero hay una persona que hace miles de años tuvo un orgasmo tan artístico como un poema, en el que se escribieron varias historias de este y otros mundos, hasta una de un pastor de cabras que lejísimos de la mujer que amaba aún podía escuchar el rumor del peine en su pelo; y percibiendo aún los ecos de aquel orgasmo milenario, pélvica comprueba que sí, que ellos sí: que ese orgasmo, esos otros mundos y esas personas orgasmeantes y orgásmicas son sus contemporáneos.

martes

Dobles morales

La doble moral es difícil de analizarse, porque ya estamos en el terreno de las triples y cuádruples morales. Me refiero a los hechos, personas o personajes que aplican distintos criterios de forma sistemática y comprobable a través de la experiencia cotidiana a distintos individuos por su pertenencia a un grupo (ya sea género, orientación sexual, color de piel, creencias, sector socioeconómico y cualquier cosa que sea considerada discriminable).

Este tema también está relacionado con la noción de privilegio, entendido y pensado como derecho que un grupo tiene y del que los demás carecen. Puede decirse que es un tipo de situación de irregularidad entre los integrantes de una sociedad determinada. No obstante, los privilegios pueden ser perfectamente legales y aceptados socialmente.

No es una novedad que se permite mayor libertad de conducta a sujetos que siguen los valores tradiciones, por ejemplo, heterosexuales sobre homosexuales, católicos sobre otras religiones, mujeres madres sobre mujeres no madres, hombres machistas sobre hombres no machistas, etc. La lista sigue y podría ser interminable, lamentablemente. A quien no sigue lo que dicta la mayoría, se le aplica directa o indirectamente, la "presión social".

En este caso en particular, encuentro que somos rápidos para juzgar la discriminación dentro de otra orientación sexual, como si la discriminación entre heterosexuales y de diferencias de género dentro de la heterosexualidad ya estuvieran solucionadas. Podrían deducirse además otros conceptos doble moralescos, como que para el mundo está bien la presión sobre el cuerpo de la mujer, pero no sobre el cuerpo del hombre, por ejemplo.

Según este sitio, para usar leggings debes pesar menos de 90 kilos. Si pesas más, no tienes derecho a usar leggins. Increíble que no veamos lo discriminatorio que es este texto, porque damos por sentado que existe un peso aceptable y que sobrepasarlo te convierte en una persona inaceptable.

En este otro sitio, aparece una infografía sobre la comunidad gay que habla de niveles altísimo de exigencia física en sus sitios de citas. Pero en este caso, el público sí se quejó de lo discriminatorio del tema, dejando de lado comparaciones con sitios hetero similares.

Otro artículo sugiere que la apariencia física es una preocupación gay.  La conclusión general del mismo, con la que estoy plenamente de acuerdo "La belleza es algo completamente efímero y el estado físico de una persona no debe definir quien es en su forma de ser" termina con otra frase muy poco feliz con la que no puedo estar más que en desacuerdo "criterio que la población gay no ha aprendido a definir". ¿Y la población heterosexual sí?

La presión sobre el cuerpo y los ideales de belleza se transmiten cutural, social y mediáticamente. Y son los mismos para hombres, mujeres y otros, sin importar la orientación sexual. 

Nos hacen creer que una persona que no responde a estos ideales o no resulta físicamente atractiva para la mayoría de la gente, no merece ser querida y probablemente, tendrá menos posibilidades de tener una vida sexual social activa. Y después nos hacen creer que este tipo de presiones surgen de la comunidad gay o les son exclusivas.

A seguir pensando, porque no sabemos qué es lo próximo que intentarán hacernos creer para desviar nuestra atención de la aplicación de dobles morales.

Otros relacionados:


domingo

Interblogueando (6)

 Un solo tema, dos puntos de vista

ÚLTIMO POLVO

El punto de vista de @_bicicleta:
 
Se cierra la puerta, me pone de boca a la pared mientras me acaricia la espalda
Y su mano se mete debajo de la falda y me fricciona hasta que pierdo el control,
Luego me besa desbocado, mientras me penetra contra la pared y allá acaba todo
Cuando se abra la puerta sabremos que nunca más volveremos a vernos.
Y la pared llevará para siempre la impronta de nuestro último encuentro.

Imagen de:  
 

sábado

Berso desempolvado

 Globos

"berso" a la pélvica inspirado en contenido de @miguelrovel

(versión)         
texturas
con un sinfín de sensaciones
frío calor fricción puntos de presión
lo que sea necesario
para follar sin consecuencias

adultos que se divierten
gozan contra estadísticas plásticas
cuyo sentido es
estar siempre afuera incluso cuando se está adentro.
         (original)
colores
con un sinfín de esperanzas
aire helio oxígeno alma
lo que sea necesario
para volar sin fronteras

niños que se divierten
juegan con nubes de algodón
encima de los sueños
cuyo estado es
estar lejos de la realidad
 Enlace de descarga al libro completo de forma gratuita.

miércoles

Amantes (2)

A mí nunca se me paraba, pero eso nunca nos impidió tener sexo. Yo siempre estaba flácido, pero ella siempre estaba mojada. Nunca me rechazó, me contuvo entre sus brazos y entre sus piernas sin un asomo de reproche. 
Nos alcanzó la poesía escrita por otros para escribir la nuestra entre las sábanas. Que le gustaba yo, me decía. Todo yo, no solamente mi pene. Y yo le decía que me habían enseñado que el amor se hacía con el pene duro y adentro de la mujer, que no podía hacerse de otra forma. Pero ella me ayudó a des-aprender y a desaprenderla. 
Y le hice el amor de tantas formas, que el cuerpo dejó de ser el protagonista y fueron nuestras mentes y nuestras almas las que se follaban. 

Caminamos, reímos, callamos, bailamos, conversamos, leímos.

Mi lengua se convirtió en el pene más duro, mi saliva en el semen más dulce, mi barba desapareció entre la barba de su boca de abajo. A su vez, ella me devolvió el infrecuente don de los orgasmos sin semen. Nuestros culos disfrutaron de los mismos placeres y de los mismos dolores, sin necesidad de cuestionarse homo o hetero sexualidades. Nos enamoramos sin amarnos y en la despedida no hubo ni corazones ni culos rotos. Nunca fui más feliz, al punto de que no me ocupé para nada de su felicidad, aunque parecía que ella podía encargarse sola. Con ella fui yo, más y menos que la simple categoría de hombre, de marido, de padre.

Viajamos, mentimos, besamos, peleamos, escribimos.

Mientras tanto en casa me esperaban mi mujer y mi hija. Mi mujer, con la que rara vez tenía sexo, y mi hija, que parecía un reproche viviente ante mi forma de relacionarme con las mujeres todas, incluso la que ella todavía no era. 
Cuando aprendí a estar en paz con la persona que era, encontré la paz con todas las mujeres que mi hija podría llegar a ser.
Cuando me sobró deseo, pude volver a colocarlo cómodamente en la vagina de mi esposa, que es adonde hubiera correspondido, supuestamente, desde un principio. 

Nunca dijimos adiós, porque es imposible despedirse de quien nunca estuvo realmente, o de quien estará para siempre entre nuestros sueños húmedos. Una noche en que podríamos haber intentado tener sexo a nuestra forma tan poco sexual, simplemente le dije BELLA, y ella me dijo QUE TE JODAN. 

Nos cruzamos años después. Yo le pregunté cómo había cambiado tanto, y ella me preguntó si ya se me paraba normalmente. Ella fue la cura para mi disfunción eréctil, pero creo que a su ser nada lo cura. 

Anterior:

Amantes

domingo

Introducción a la estructura de las revoluciones sexuales

Para que la historia de la sexualidad adquiera sentidos no sexuales

 y rinda todos los frutos que la anticoncepción en su 0,01% de 

falibilidad le permita, se impone el examen de ciertas coyunturas 

propias de los desarrollos sociales. La "revolución sexual" es quizá 

la circunstancia en que el desarrollo de las libertades individuales 

exhiben su plena peculiaridad, sin que importe gran cosa de qué 

género u orientación sexual se trate o la época considerada.


El presente blog es un estudio informal, ya no único en su género, 

de las "revoluciones sexuales". Basado en abundante material 

—principalmente experiencias de cama propias y ajenas—,

 procura esclarecer conceptos incorrectamtente estereotipados

corregir malcogimientos y, en suma,  demostrar la extraordinaria 

complejidad del mecanismo del progreso social sexual, cuando es 

examinado sin ideas preconcebidas ni malas experiencias sexuales a cuestas: más de 

una sorpresa nos reserva este camino, más de un recoveco del 

análisis incita a protestar con vehemencia, a masturbar con 

paciencia, a eyacular con prudencia, antes de quedar

 biencogidos.

A fin de cuentas, el itinerario que parecía simple y racional resulta 

ser complejo y proteico. Pero sobre todo oral, anal y vaginal.


Versión libérrima de la introducción a LA ESTRUCTURA DE  LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS de T.S. Kuhn

viernes

Placer bebible

El mate se toma tibio.

El chocolate se toma caliente.

El mate cocido se toma hirviente.

El té se toma medicinalmente.

El champagne se toma helado.

El té con leche se toma dulce.

El whisky se toma a temperatura ambiente.

El vino tinto se toma a temperatura cama.

El sake se toma rápido.

La sidra se toma en grupo. 

El ron se toma bailando. 
 El vino blanco se toma en pareja.

El vodka se toma a solas.

Los tragos se toman con hielo.

El tequila se toma despacio.

La cerveza se toma como venga.

El licor/vino de víbora o escorpión se toma con culpa.

El Agua se toma Fresca y a toda hora.

La vida se toma amarga.

Tus fluidos no es obligación tomarlos, pero se toman 
tibios
calientes
hirvientes
medicinalmente
helados
dulces
a temperatura ambiente
a temperatura de cama
rápido
bailando
en grupo
en pareja
a solas
con hielo
despacio
como vengan
con o sin culpa
frescos
a toda hora
hasta amargos.

Sin saberlo, te conviertes en placer bebible.

Y entre todas las bebidas, eres mi favorita.

domingo

Interblogueando (5)


 Un solo tema, dos puntos de vista

PRIMER AMOR

El punto de vista de @_bicicleta:

Salimos a buscar ese amanecer, a atraparlo con la retina, mientras inocentes no sabíamos que el amor nos terminaría enlazando.
Éramos tan sólo un boceto, apenas un esbozo de figura humana y nos elegimos para tallarnos a imagen y semejanza del amor.

Tatuamos nuestras palmas con tinta indeleble mientras inventábamos el amor en la cama.
Y nos convertimos en ocres de otoño, en aromas de primavera, en cielos estrellados de invierno y en calor sudoroso de verano.
Impregnamos de óleos los lienzos mientras el amor se nos solidificó en las venas y aseveró ser el primero.
Y así en el ciclo de la vida nosotros nos deshojaremos y el amor seguirá perdurando buscando otro amor dibujado en la servilleta para convertirlo en tridimensional.

miércoles

¿Cómo me quedan?

Los días me quedan largos.

Los zapatos me quedan apretados.

Las ideas me quedan grandes.

Los corpiños me quedan incómodos.

Las personas me quedan flojas. 

Los calzones me quedan tirantes de la entrepierna.

Las creencias me quedan aburridas.

Las calzas me quedan largas.

Las sensaciones me quedan alboratadas/doras.

Los escotes me quedan perfectos.

Los estereotipos me quedan para el culo.

Los pantalones me quedan cortos.

Las vinchas me quedan ridículas.

Las noches me quedan cortas.

Pero tus genitales me quedan justo(s). 

sábado

Chicos grandes

El sexo podría ser el límite menos difuso entre infancia/adolescencia y adultez. Aunque en una sociedad en que se busca el pleno uso de derechos de niñ@s, niñ@s y adolescentes, en igualdad con los adultos, no creo que lo sea por mucho tiempo. 
No voy a ahondar en una línea de tiempo histórica, explicando cómo el sexo ha actuado como rito de iniciación a la adultez, cómo el tipo de necesidades y deseos sexuales de los jóvenes pasan supuestamente por un período de latencia hasta activarse cuando ya no se es tan joven, cómo la separación más evidente entre ser o no ser adulto ha pasado casi siempre por la capacidad de reproducción, aunque podría. 
Pero la intención del texto de hoy, es centrarse en esas otras diferencias de significados y sentidos que le damos a las cosas cuando nos hemos iniciado en la vida sexual social.  Con algo de nostalgia, quizás, porque también implica la pérdida de significados y sentidos que podíamos encontrar cuando todavía no.

Cuando eres chico, esperas que te cocinen.

Cuando eres grande, esperas que te coman.

Cuando eres chico, tienes un par de medias de la suerte.

Cuando eres grande, tienes una media para cuando no tienes suerte.

Cuando eres chico, te gusta ver las estrellas.

Cuando eres grande, te gusta que te hagan ver las estrellas.

Cuando eres chico, disfrutas la sopa de letras.

Cuando eres grande, se te escapan letras mientras tus fluidos y sudor te hacen sopa.

Cuando eres chico, le temes a la oscuridad.

Cuando eres grande, le temes a la luz prendida en el cuarto.

Cuando eres chico, una mano en el culo parece demasiado.

Cuando eres grande,  un dedo en el culo parece demasiado poco.

Cuando eres chico, un beso se da con los labios.

Cuando eres grande, un beso se da con todo el cuerpo.

Cuando eres chico, siempre escuchas a tu corazón.

Cuando eres grande, siempre escuchas a tu calzón.

Cuando eres chico, lo esencial es invisible a los ojos.

Cuando eres grande, lo esencial es visible al ojo único.
Cuando eres chico, una mirada vale mil palabras.

Cuando eres grande, una mirada a un cuerpo desnudo te deja sin palabras.

Cuando eres chico, siempre tienes ganas de jugar con alguien.

Cuando eres grande, siempre tienes ganas de jugar, pero a veces en solitario, otras de a dos y otras en equipo

Cuando eres chico, los secretos se dicen al oído.

Cuando eres grande, las verdades se dicen al oído justo antes o después del orgasmo.  

Cuando eres chico, quieres que haya alguien que te ate los cordones.

Cuando eres grande, no quieres que haya nadie que te ate.

El sexo es juego, y quizá por eso fue tabú en épocas anteriores, porque se requería una división clara entre infancia/adolescencia y adultez como modelo social, porque el adulto ganaba en obligaciones y perdía en derechos, entre ellos, el derecho a sentir, a jugar, a significar, a desear.

Quizá nunca crecemos del todo, aprendemos a jugar con otras personas y con cuerpos en vez de con juguetes. Y en vez de jugar juegos de mesa, jugamos juegos mentales entre polvo y polvo. Y nuestros accesorios sexuales, ya sean anticonceptivos o agregados de placer, podrían ser ese kit de palita, rastrillito y balde que ya no llevamos a la playa.

Relacionado:

Infantilización o infantilidad