Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

sábado

Chicos grandes

El sexo podría ser el límite menos difuso entre infancia/adolescencia y adultez. Aunque en una sociedad en que se busca el pleno uso de derechos de niñ@s, niñ@s y adolescentes, en igualdad con los adultos, no creo que lo sea por mucho tiempo. 
No voy a ahondar en una línea de tiempo histórica, explicando cómo el sexo ha actuado como rito de iniciación a la adultez, cómo el tipo de necesidades y deseos sexuales de los jóvenes pasan supuestamente por un período de latencia hasta activarse cuando ya no se es tan joven, cómo la separación más evidente entre ser o no ser adulto ha pasado casi siempre por la capacidad de reproducción, aunque podría. 
Pero la intención del texto de hoy, es centrarse en esas otras diferencias de significados y sentidos que le damos a las cosas cuando nos hemos iniciado en la vida sexual social.  Con algo de nostalgia, quizás, porque también implica la pérdida de significados y sentidos que podíamos encontrar cuando todavía no.

Cuando eres chico, esperas que te cocinen.

Cuando eres grande, esperas que te coman.

Cuando eres chico, tienes un par de medias de la suerte.

Cuando eres grande, tienes una media para cuando no tienes suerte.

Cuando eres chico, te gusta ver las estrellas.

Cuando eres grande, te gusta que te hagan ver las estrellas.

Cuando eres chico, disfrutas la sopa de letras.

Cuando eres grande, se te escapan letras mientras tus fluidos y sudor te hacen sopa.

Cuando eres chico, le temes a la oscuridad.

Cuando eres grande, le temes a la luz prendida en el cuarto.

Cuando eres chico, una mano en el culo parece demasiado.

Cuando eres grande,  un dedo en el culo parece demasiado poco.

Cuando eres chico, un beso se da con los labios.

Cuando eres grande, un beso se da con todo el cuerpo.

Cuando eres chico, siempre escuchas a tu corazón.

Cuando eres grande, siempre escuchas a tu calzón.

Cuando eres chico, lo esencial es invisible a los ojos.

Cuando eres grande, lo esencial es visible al ojo único.
Cuando eres chico, una mirada vale mil palabras.

Cuando eres grande, una mirada a un cuerpo desnudo te deja sin palabras.

Cuando eres chico, siempre tienes ganas de jugar con alguien.

Cuando eres grande, siempre tienes ganas de jugar, pero a veces en solitario, otras de a dos y otras en equipo

Cuando eres chico, los secretos se dicen al oído.

Cuando eres grande, las verdades se dicen al oído justo antes o después del orgasmo.  

Cuando eres chico, quieres que haya alguien que te ate los cordones.

Cuando eres grande, no quieres que haya nadie que te ate.

El sexo es juego, y quizá por eso fue tabú en épocas anteriores, porque se requería una división clara entre infancia/adolescencia y adultez como modelo social, porque el adulto ganaba en obligaciones y perdía en derechos, entre ellos, el derecho a sentir, a jugar, a significar, a desear.

Quizá nunca crecemos del todo, aprendemos a jugar con otras personas y con cuerpos en vez de con juguetes. Y en vez de jugar juegos de mesa, jugamos juegos mentales entre polvo y polvo. Y nuestros accesorios sexuales, ya sean anticonceptivos o agregados de placer, podrían ser ese kit de palita, rastrillito y balde que ya no llevamos a la playa.

Relacionado:

Infantilización o infantilidad