Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

miércoles

L@s mism@s que (de siempre)


Siempre en la búsqueda de una sexualidad más completa, porque más compleja, sería imposible. Siempre en la búsqueda de llevar los descubrimientos de cama hasta fuera de ella. Siempre en la búsqueda de conocernos como seres sexuales y de sexualizar la vida. Siempre en la búsqueda de mayor comprensión de nuestros universos sexuales, que cuando se tocan pueden o no generar la interrupción del continuo espacio-tiempo personal, nos olvidamos que el no tener sexo y el malcogimiento también son una parte de ese todo que es la vida sexual. 

Intentando negar nuestro malcogimiento, generalmente lo reafirmamos. Intentando ocultarlo, lo ponemos en evidencia. Intentando curarlo, lo agravamos. ¿Por qué no intentar aceptarlo? Podría ser el primer paso para luego encontrar un camino, una persona o una cama en donde empezar a solucionarlo. 

Hay indicadores casi infalibles de que las personas están malcogidas: malas caras; mal trato a las personas a su alrededor, en especial las que parecen más felices que ellas; pero sobre todo, la incapacidad de disfrutar del aquí y ahora, o como mínimo, de dejar que otros disfruten lo que ellas no pueden o no quieren disfrutar.

Y no me vengan con que no han estado malcogidos ni una sola vez en la vida. Que el malcogimiento es más frecuente aún que la "virginidad". Yo misma lo experimenté y lo digo orgullosa de haber podido construir otra realidad de cama y de vida.

Podría haber otros indicios de malcogimiento que a simple vista cuesta detectar pero hay actitudes que, después de observar y reflexionar, podrían llegar a conectarse con una nula o mala vida sexual o forma de vivirla. Uds. saben a qué me refiero: a los mismos que. 

Los que se ponen mimosos cuando se quedan dormidos en el colectivo, son los mismos que no se quedan en tu cama ni un minuto más de lo que les lleva acabar.

Los que se ponen a dieta y no dejan comer a nadie a su alrededor, son los mismos que no devuelven el sexo oral.

Los que te acusan de plagio incluso cuando citas autoría, son los mismos que se copian las posiciones sexuales del porno o algún kamasutra moderno.

Los que no pueden parar de mirarte las tetas son los mismos que no pueden mirar para adentro, meditar, reflexionar o modificar aspectos indeseables de su forma de ser.

Los que se miran al espejo todo el tiempo en el gimnasio son los mismos que se pajean pensando en sí mismos.

Los que estacionan en doble fila son los mismos que siempre van a sentirse atraídos por las parejas o compañeros sexuales de los demás.

Los que sólo leen bestsellers son los mismos que nunca nadie recomienda en la cama.

Los que hablan mal de su pareja en público son los mismos que alguna vez encontraron a un ex teniendo sexo con algún conocido.

Los que no pueden parar de mirar el celular incluso en la intimidad son los mismos que imitan a actores y actrices porno famosos en sus videos de sexo casero.

Los que hablan de "nosotros" son los mismos que no pueden llegar al orgasmo sin masturbarse mientras penetran o son penetrados.
  
Los que prefieren viajar en subte son los mismos que prefieren el rol de sumiso en el BDSM.

Los que cruzan la calle sin mirar son los mismos que nunca se dan cuenta cuando se rompió el preservativo.

Tanto el malcogimiento como la estupidez humana son ilimitados. Sin embargo, el reírnos de nosotros mismos y el seguir teniendo sexo para disfrutar y mejorar lo disfrutable, pueden aunque sea distraernos un poco dentro de los límites de nuestra humanidad.
       
Otros relacionados:

Los mismos que