Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

lunes

Orgasmos musicalizados

Existen distintos tipos de orgasmos, como podrían demostrarlo nuestra experiencia de cama o las infinitas listas que los describen, aunque me gusta creer que existen tantos como personas y sus posibles combinaciones, co la imposibilidad entonces de clasificarlos o hasta de describirlos con palabras.

Lo que sentimos por el/los otro/s y la piel, química, conexión o como quieran llamarle, define si el polvo será romántico, mecánico, apasionado, cariñoso, fuerte, con asco, con violencia o con paciencia, entre tantos otros estados de ánimos o moods sexuales; y a su  vez los modos de hacerlo llevan a distintos finales, sí, a orgasmos tan variados, como esperados o inesperados.

Además de nuestras intenciones, el ambiente influye a la hora de definir un estilo de encuentro sexual y su forma correspondiente de llegar al orgasmo. Al punto de que factores externos como el nivel de luz, de ruido, los aromas o la cercanía de personas ajenas al encuentro puede llegar a afectar tanto momento como fin, interrumpiéndolo por un rato o de una vez y para siempre.

Pensando tanto en lo que se siente, lo que nos hacen sentir, lo que queremos sentir y su combinación con el sonido ambiente, les presento: orgasmos musicalizados, una forma imaginaria de representar con temas musicales algunas clases de clímax.

Como se sigue sostienendo la ilusión de género basándose en las diferencias, puede decirse que estereotípicamente hombres y mujeres disfrutan distinto. Entonces, podríamos distinguir:

Femenino: lento, suave, sostenido, difícil de lograr. Glorybox, Portishead.

Masculino: rápido, furioso, corto, fácil de lograr. Eye of the tiger, Survivor. 

Seco: en el hombre, se le dice a cuando acaba sin mojarla, sin penetración. En la mujer, se le dice a cuando acaba con muy poco o ningún fluído. A Tout Le Monde, Megadeth.

El resto, creáse o no, evitando formar parte del sostenimiento del status quo de género, pueden disfrutarse sea un@ hombre, mujer u otro.

Solitario: Con la satisfacción y la melancolía que produce el saber que si quieres algo bien hecho, tienes que hacerlo tú mism@.  All by myself, Celine Dion.

Con el ex: con ese sabor agridulce del placer que sigue siendo, en una relación que ya no es.  Somebody that I used to know, Gotye.

Squirting: el nuevo oro al final del arcoiris, el equivalente del siglo XXI al mítico orgasmo clitoridiano de los 90s. Existe, es tan placentero como difícil de alcanzar e incómodo tener que cambiar las sábanas, dar vuelta el colchón y pasar el trapo al piso después. Dare, Gorillaz.

Dedicado a otro: todo aquel polvo a cuya culminación alcanzas porque le dedicaste un pensamiento a fantasear con otr@/s. Destination unknown, Alex Gaudino.

Acabada: menos que un orgasmo y más que una oleada de placer. Muchas veces, sin llegar a más, alcanza y sobra para pasar un buen rato.  Waving flag, David Bisbal y K´naan.

Multiorgasmo: de manera consecutiva y hasta que cuerpo o mente no den más. Up and down, Vengaboys.

Directo: lo entiendo como cuando la meten y acaban, o te la mente y acabas. The Bad Touch, Bloodhound Gang.

Clitoridiano: producto de la estimulación del clítoris, sin penetración. With or without you, U2.

Anal: sí, por atrás. Se puede acabar solamente de forma anal. Let Me Kiss You, Morrissey.

Rapidín: es un orgasmo resumido, con su precalentamiento, cambios de intensidad, clímax y vuelta al estado de reposo, pero en un período corto de tiempo.  16. Time (Pulse), Pink Floyd.

Doble (anal y vaginal): cuando piensas que obtener un orgasmo de una u otra manera es más que suficiente, te sorprendes por todos lados. Bicycle Race, Queen.

Encadenado: podría confundirse fácilmente con el multiorgasmo, pero en realidad son orgasmos aislados conectados por la misma estela de placer, incluso pueden darse en la misma relación sexual pero en distintos momentos, no todos a la vez.  Para Elisa (Für Elise) - Beethoven.

A presión: cuando haces o pides que te hagan lo que sabes que te dará un orgasmo, de forma casi mecánica, por autoconocimiento, cuando ves que no lo obtendrás si la situación sigue su curso actual. También cuando lo arrancas o te lo arrancan sin pedir permiso. Satisfaction-Rolling Stones.

De a gotas: es un solo orgasmo, pero el placer viene como a borbotones, a veces representados físicamente en gotas de flujo o semen. Mr. Sandman, The Chordettes.

Cortado: cuando estás por acabar, te cortan o se te corta, y luego vuelves a comenzar a excitarte y creer que lo conseguirás, pero se vuelve a cortar, etc. Bang bang, Nancy Sinatra.

Sin semen: para mí, el verdadero orgasmo masculino. No necesariamente es totalmente seco, puede haber lubricación, pero no necesariamente eyaculación. Wonderwall, Oasis.

Sin condón: cuando te acostumbras a no tener precaución, por la razón que sea, y luego no consigues acabar cuando lo usas. Father And Son, Boyzone.

Sin compromiso: cuando te sientes tan libre con una persona, que hasta tus orgasmos ocurren sin expectativas. Me Cago En El Amor, Tonino Carotone.

El orgasmo puede ser música, o podemos necesitar música de fondo para llegar al orgasmo. Si me faltó alguno y es casi seguro (o espero) que sí, no dejen de comentar, para agregarlos.  

Finalmente, para tod@s aquell@s que como yo, encuentran el background music de hotel alojamiento incogible, a tal punto que hasta cuando van en ascensor o en algún shopping y escuchan de fondo una tonada similar se les baja o se les seca, aún sin estar en un momento érotico, recordemos la reflexión de Peter Capusotto: "A ver si la ponés con esto".

martes

No es oro, es polvo

Versión libre del poema breve  "no todo el oro reluce" que introduce a Aragorn en la saga El señor de los anillos de JRR Tolkien.


No toda persona atractiva es buena cama,
ni todo aquel que no coge anda malcogido.
A una cama frecuentemente deshecha no llega la escarcha,
el viejo vigoroso no toma viagra
y la vieja cachonda nunca se seca.

De los calzones subirá un fuego, 
multiorgasmos sincronizados mancharán las sábanas.
El placer será de nuevo ley,
se forjarán otra vez las sexualidades rotas.

viernes

Mi pene querido

Lee lo que pasa cuando reemplazas Buenos Aires por pene en la letra del famoso tango. Y otras palabras más por culo o teta. Podría parecer grosero, pero también podría percibirse hermoso.



Mi pene querido
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá otros penes ni olvido.



La cama de la casa en que nací
fue testigo de mis pajas por amor.

En su inquieta privacidad nadie vio
a esta pebeta llenándose los vacíos.


Hoy que la suerte quiere que te vuelva a sentir,

pene pequeño de mi mayor placer...
Oigo la queja de una próstata sin exprimir,
dentro del pantalón pide rienda suelta el calzón.


Mi pene, flor de cogida prometida y cumplida, 

penetrada podría morir contenta.
Cuando está adentro no hay desengaño
vuelan los años, se multiplica el orgasmo.


Entre dedos húmedos los recuerdos pasan
como una estela dulce de flujo,
Quiero que sepas que al imaginarte
se van las penas, se moja el calzón.


Mientras tanto

las piernas cerradas de mis calles de arrabal,

donde todos cogen pero nadie disfruta

siempre tendrán donde abrirse o caminar. 



Quiero de nuevo yo volver a succionar, 

masturbar, lamer, encerrar, apretar, 

enterrar, cabalgar, viciar y vaciar
aquel pene que acaricia al endurecerse.


En la noche más solitaria, en la distancia más desesperante, 

llora la vagina su duelo de pasión,

una fantasía hecha frú frú de encaje y saliva, 

que se hace realidad al coincidir en el pensar y el masturbar;

la mano castiga la soledad abajo arriba, pero no adentro,

borrando con el pulgar una lágrima blanca 
de aquel pene a medio follar.

Mi pene querido,

cuando yo te vuelva a tener,
no habrá otros penes ni olvido.

martes

Las piernas también gritan

Se puede gritar con todo el cuerpo, con la mente, con el alma, con los sentidos humanos y con los otros sentidos a partir del sexto.

Se puede gritar con la boca, de forma superficial, dando forma a alguna que otra palabra.

Se puede gritar con la garganta, de forma gutural, emitiendo sonidos que las palabras no podrían ni deberían traducir.

Se puede gritar con los ojos, aún cuando todo lo demás calle, esperando encontrar oídos en alguna otra mirada.

Se puede gritar en silencio, entre el murmullo de la vida social, a través de las conversaciones del viento y del mar, y siempre encontrar respuesta entre silencios aún más antiguos que uno.

Se puede gritar con el estómago, sin mover los labios ni abrir la boca, desde lo más profundo de las entrañas, sacando hacia afuera aquellos mensajes que el cuerpo esconde.

Se puede gritar con el sexo, más a través de olores y sabores que de sonidos, como dejándolo siempre desnudo y expuesto, a la espera de alguien que sepa responder el llamado de la libido.

Se puede gritar como advertencia, de alegría, con odio, con resentimiento, como amenaza, como reacción, con rechazo, como liberación, como llamado, como repudio, como negación, como afirmación, con duda, con amor, con dolor y hasta se puede gritar con razón.

Se puede gritar tanto que te quedas mudo momentánea o definitivamente y entonces vuelves a gritar con todo el cuerpo, con la mente, con el alma, con los sentidos humanos y con los otros sentidos a partir del sexto.

Y cuando todo lo demás falla, se puede seguir gritando con las piernas. Abiertas, entreabiertas, cerradas o entrecerradas, es el tipo de grito que sabe hacerse eco en otras piernas, que se van abriendo, entreabriendo, cerrando o entrecerrando en respuesta. Llevando el mensaje así, de cama en cama, de cuerpo en cuerpo, de deseo en deseo y modificando caminos o destinos, o al menos, formas de caminarlos.

Mis piernas gritan, ya las escuchaste gritar. 
Ahora les toca las tuyas. 

Inspirado en y para escritosengrito.com

domingo

Opuestos y dualidades

"El equilibrio de los opuestos permite alcanzar una justa armonía (...) Debemos darnos cuenta de que lo que importa no es elegir el camino intermedio como un arreglo cómodo, sino encontrar el más elevado punto de la adecuada tensión que utiliza cada uno de los dos polos de manera constructiva."
Fragmento de Equilibrio y síntesis de los opuestos, Artículo por Dr. Roberto Assagioli

Es común pensar que los opuestos se atraen o se repelen. Y es más común aún tener una idea de lo que se opone a otro concepto, aunque generalmente depende del punto de vista. Por ejemplo, el blanco podría ser el opuesto del negro, o el blanco podría ser el opuesto de todos los colores; el amor podría ser el opuesto del odio, pero también podría serlo del desamor y hasta del sexo. Podría haber incluso ideas sin antónimos o con oposiciones algo forzadas o con tantas posibilidades de oponerse que una palabra parecería englobar cientos de mensajes.

Nada es tan fácil como dar por sentado que sabemos tanto lo que significamos como lo que queremos significar. ¿Cuál es tu punto de partida? ¿Cuál es tu opuesto? ¿Cuál podría ser tu armonioso intermedio? Los míos podrían ser: cuerpo y mente, persona y personaje, sensualidad y repulsión, pensamiento y tuit, cama y mundo, monogamia y <<si es ser humano, mejor>> .

Ser y emular.

Elegir y dejarse llevar.

Arriba y abajo. 

Actividad y pasividad.

Adentro y afuera.

Blanco y negro.

Sol y luna.

Duda y certeza.  

Puta y puto.

Alegría y tristeza. 

Lágrima y lluvia.

Pene y vagina. 

Boca y River.

Consentimiento.

Calor y frío.

Común y extraordinario.

Sentidos e intuición. 

Tragar y escupir. 

Lo masculino y lo femenino.

Anorgasmia y multiorgasmia.

Besar y chupar.

Amar y coger.

Paja y trío.

Pensar y hacer.

Cortar y pegar.

Espíritu y materia.

Silencio.

Culo y tetas. 

Cerrado y abierto.

Dormir y soñar. 

Locuras.

Leer y escribir.

Libertad y esclavitud.

Inhalación y exhalación.

Par e impar.

Fidelidad y engaño.

Ojos y ano. 

Usado y nuevo.

Creer y analizar. 

Optimismo y pesimismo.

Consciente e inmanifiesto.

Sexualidad y sexualidad.

Húmedo y seco.

Afortunado y desafortunado.

Verdades y mentiras. 

Expresar y cobrar.

Placer y dolor. 

Vida y muerte. 

Parir y abortar.

Noche y día.

Todo o nada.

Tú y ell@s.

Nosotros y yo.

Tú y yo.

Yo y mis yoes.

Piernas abiertas y cerradas. 

Ni un día

Los días y cómo los vivimos se pueden ver afectados por el clima (natural o social, regional o global), nuestros objetivos y expectativas, nuestras deudas (mortales y existenciales) y pendientes, nuestro entorno casi tanto como nuestro interior, la causalidad, la casualidad, la simultaneidad y la elección (que a veces parece simplemente planificación).

Los días pasan, y si lo hacen sin disfrutarse, es en parte, como si nunca hubieran pasado. Por eso algunas personas logran acumular días, meses y años vacíos, mientras que otros que apenas llevan acumulados un par de días, meses y años, los vieron pasar tan llenos, que pareciera que hubieran vivido muchos más. 

Los días pasan, aunque muchos de nosotros estamos más preocupados en cómo pasar las noches,  que no pase un día…

sin una erección o una mojadura.

sin cruzar una mirada mamihlapinatapei con alguien.

sin crear, cumplir, mejorar o descartar una fantasía sexual (o no sexual). 

sin doblar en una esquina en la que nunca habías doblado.

sin encontrarnos una virtud, un defecto y algún aspecto a mejorar.

sin mirar el cielo, escuchar al viento, tropezarse con una estrella o tomar luz de luna.

sin rechazar un piropo, una propuesta o un intento de seducción.

sin jugar con algún pensamiento solitario.

sin reírse de uno mismo o compartir alguna ironía o chiste con los demás.

sin pisar la misma piedra de forma consciente, esperando esta vez no tropezar.

sin beber algo que nos golpee, comer algo que nos engorde y excitarnos con algo que no nos embarace.

sin trabajar por aquello que queremos y descansar del cansancio específico y no del general.

sin besar, ser besado o abrazar o ser abrazado. 

sin pensar en la persona amada o en la necesariedad del amor.

sin recibir críticas o comentarios por haber dejado a otros pensando en uno.

sin abrir, aunque sea un poquito, mente y piernas.      

Los días pasan, y si lo hacen sin sexo ni gloria (por sin pene ni gloria), los días pesan.

¿Sin qué no pueden pasar tus días?


jueves

Tan fácil

Lo que es fácil para alguien, puede ser difícil para alguien más. Esta simple (aunque no fácil) frase podría ser una línea en un himno a la diversidad. Pero en vez de aceptar nuestras habilidades e individualidades, socialmente hemos acordado algunas ideas preconcebibas y escalas de valores sobre lo que debería dificultársenos o lo que debería simplificársenos. 

Que algo sea fácil o difícil puede ser positivo o negativo de acuerdo al contexto e interlocutores. Muchas veces nuestra idea de lo que es simple o complicado está influenciada por las experiencias de la mayoría. Lo fácil o difícil que es algo de hacer lo decide la cantidad de personas que no pueden lograrlo. Lo fácil o difícil que es alguien de hacer también lo decide la cantidad de personas que lo intentan sin éxito. Cuando alguien logra fácilmente hacer algo (o a alguien) que es difícil para todos los demás, le dicen genio. Cuando alguien no puede lograr hacer algo (o a alguien) que es fácil para todos los demás, le dicen estúpido. 

En todo caso, lo que tienen en común estos dos adjetivos, y toda la estructura cultural que desarrollamos detrás, es la aceptación de nuestros límites humanos, personales, económicos, cognitivos, etc., y la realidad de que todo tiene su costo. Lo tengas fácil o difícil, algo pagaste, perdiste, sacrificaste, modificaste o dejaste para conseguirlo.

<<Es tan fácil destruir y tan difícil crear.>>

Es tan fácil imponer y tan difícil disuadir.

Es tan fácil seleccionar y tan difícil discernir.

Es tan fácil juzgar y tan difícil ser juzgado. 

Es tan fácil engañar y tan difícil ser engañado.

Es tan fácil dejarse coger y tan difícil coger.

Es tan fácil enamorar(se) y tan difícil amar.

Es tan fácil etiquetar y tan difícil tener contenido.  

Es tan fácil aceptar la heterosexualidad y tan difícil preguntarse por las alternativas.

Es tan fácil acabar y tan difícil tener un orgasmo.

Es tan fácil procrear y tan difícil criar.

Es tan fácil prometer y tan difícil cumplir.

Es tan fácil envidiar y tan difícil enfrentarse a uno mismo.

Es tan fácil emular y tan difícil ser.

Es tan fácil tu hermana y tan difícil tu prima.

Es tan fácil tener una buena cama y tan difícil tener una buena vida.

Nada es en realidad fácil o difícil, a menos que estemos intentando desmerecer el esfuerzo distinto que a cada uno le cuesta realizarse.

La dificultad o la facilidad con que interpretamos las situaciones no son más que dos posibilidades dentro del espectro de oportunidades de ser uno mismo. Hay más posibilidades, y más adjetivos.

Este texto podría resultar fácil de leer y difícil de digerir. 

Relacionado:

Fácil de enamorar