Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

martes

Las piernas también gritan

Se puede gritar con todo el cuerpo, con la mente, con el alma, con los sentidos humanos y con los otros sentidos a partir del sexto.

Se puede gritar con la boca, de forma superficial, dando forma a alguna que otra palabra.

Se puede gritar con la garganta, de forma gutural, emitiendo sonidos que las palabras no podrían ni deberían traducir.

Se puede gritar con los ojos, aún cuando todo lo demás calle, esperando encontrar oídos en alguna otra mirada.

Se puede gritar en silencio, entre el murmullo de la vida social, a través de las conversaciones del viento y del mar, y siempre encontrar respuesta entre silencios aún más antiguos que uno.

Se puede gritar con el estómago, sin mover los labios ni abrir la boca, desde lo más profundo de las entrañas, sacando hacia afuera aquellos mensajes que el cuerpo esconde.

Se puede gritar con el sexo, más a través de olores y sabores que de sonidos, como dejándolo siempre desnudo y expuesto, a la espera de alguien que sepa responder el llamado de la libido.

Se puede gritar como advertencia, de alegría, con odio, con resentimiento, como amenaza, como reacción, con rechazo, como liberación, como llamado, como repudio, como negación, como afirmación, con duda, con amor, con dolor y hasta se puede gritar con razón.

Se puede gritar tanto que te quedas mudo momentánea o definitivamente y entonces vuelves a gritar con todo el cuerpo, con la mente, con el alma, con los sentidos humanos y con los otros sentidos a partir del sexto.

Y cuando todo lo demás falla, se puede seguir gritando con las piernas. Abiertas, entreabiertas, cerradas o entrecerradas, es el tipo de grito que sabe hacerse eco en otras piernas, que se van abriendo, entreabriendo, cerrando o entrecerrando en respuesta. Llevando el mensaje así, de cama en cama, de cuerpo en cuerpo, de deseo en deseo y modificando caminos o destinos, o al menos, formas de caminarlos.

Mis piernas gritan, ya las escuchaste gritar. 
Ahora les toca las tuyas. 

Inspirado en y para escritosengrito.com