Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

jueves

Tan fácil

Lo que es fácil para alguien, puede ser difícil para alguien más. Esta simple (aunque no fácil) frase podría ser una línea en un himno a la diversidad. Pero en vez de aceptar nuestras habilidades e individualidades, socialmente hemos acordado algunas ideas preconcebibas y escalas de valores sobre lo que debería dificultársenos o lo que debería simplificársenos. 

Que algo sea fácil o difícil puede ser positivo o negativo de acuerdo al contexto e interlocutores. Muchas veces nuestra idea de lo que es simple o complicado está influenciada por las experiencias de la mayoría. Lo fácil o difícil que es algo de hacer lo decide la cantidad de personas que no pueden lograrlo. Lo fácil o difícil que es alguien de hacer también lo decide la cantidad de personas que lo intentan sin éxito. Cuando alguien logra fácilmente hacer algo (o a alguien) que es difícil para todos los demás, le dicen genio. Cuando alguien no puede lograr hacer algo (o a alguien) que es fácil para todos los demás, le dicen estúpido. 

En todo caso, lo que tienen en común estos dos adjetivos, y toda la estructura cultural que desarrollamos detrás, es la aceptación de nuestros límites humanos, personales, económicos, cognitivos, etc., y la realidad de que todo tiene su costo. Lo tengas fácil o difícil, algo pagaste, perdiste, sacrificaste, modificaste o dejaste para conseguirlo.

<<Es tan fácil destruir y tan difícil crear.>>

Es tan fácil imponer y tan difícil disuadir.

Es tan fácil seleccionar y tan difícil discernir.

Es tan fácil juzgar y tan difícil ser juzgado. 

Es tan fácil engañar y tan difícil ser engañado.

Es tan fácil dejarse coger y tan difícil coger.

Es tan fácil enamorar(se) y tan difícil amar.

Es tan fácil etiquetar y tan difícil tener contenido.  

Es tan fácil aceptar la heterosexualidad y tan difícil preguntarse por las alternativas.

Es tan fácil acabar y tan difícil tener un orgasmo.

Es tan fácil procrear y tan difícil criar.

Es tan fácil prometer y tan difícil cumplir.

Es tan fácil envidiar y tan difícil enfrentarse a uno mismo.

Es tan fácil emular y tan difícil ser.

Es tan fácil tu hermana y tan difícil tu prima.

Es tan fácil tener una buena cama y tan difícil tener una buena vida.

Nada es en realidad fácil o difícil, a menos que estemos intentando desmerecer el esfuerzo distinto que a cada uno le cuesta realizarse.

La dificultad o la facilidad con que interpretamos las situaciones no son más que dos posibilidades dentro del espectro de oportunidades de ser uno mismo. Hay más posibilidades, y más adjetivos.

Este texto podría resultar fácil de leer y difícil de digerir. 

Relacionado:

Fácil de enamorar