Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

miércoles

Bebé


Video: Madison Avenue - Don't Call Me Baby



No me subestimes, niño, o haré que te arrepientas de haber nacido.
No me conoces como deberías, te noto un poco confundido.
NO ME LLAMES BEBÉ.

Cuando me llamas preciosa o hermosa, dudo de tus ideales de belleza.

Cuando me llamas perra o gata, pienso que no estudiaste veterinaria.

Cuando me llamas mami, creo que tienes un edipo no resuelto y quizá todavía vivas con tu madre.

Cuando me llamas flaca o gordibuena, dudo de que alguna vez sientas mi peso sobre tu cuerpo desnudo.

Cuando me llamas mujer, creo que quizá tengas dudas sobre tu orientación sexual, y necesitas asegurarte de que estás cumpliendo con la sexualidad normativa.

Cuando me llamas madre, creo que tu proyecto personal involucra tener hijos, y quizá estés buscando un útero fértil más que una persona.

Cuando me llamas cuñada, suegra o esposa, veo que todavía piensas que la mujer vale lo que su función social le dicta y no lo que ella misma valga.

Cuando me llamas princesa o reina, creo que te quedaste en el medioevo.

Cuando me llamas ángel, creo que quizá seas una persona de fes y no de pensamientos libres.

Cuando me llamas dulce, me pregunto si tienes las papilas gustativas averiadas.

Cuando me llamas nena o bebé, me pregunto si no serás un pederasta.

Cuando me llamas amor, me pregunto porqué hablas de amor, cuando sólo puedes pensar en sexo.

Y cuando me llamas mi amor, creo que además de enamoradizo, eres posesivo.

Si realmente te intereso, lo primero que tendrías que hacer es preguntar mi nombre. Y si me interesa que te intereses, te lo responderé. Si no, seré otra anónima más que intenta cruzar el mar de la libido ajena para llegar a su destino diario.

Como dice el tema, tú y yo tuvimos una oportunidad. Pero no la supiste aprovechar. Y si no había oportunidad, no me corresponde a mí hacerte entender que nunca la hubo, ya estás grandecito. Y si te cuesta tanto entenderlo, quizá seas un stalker, pero no lo asumes.

Sabes no te pertenezco a ti. Es tiempo de que sepas que no soy tu bebé.
Yo me pertenezco, así que ya no me llames así.