Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

miércoles

Me lees

Siento que más que mirarme, me lees. Y más que tocarme, buscas las historias escritas en mi piel. 

Me lees como una revista, para matar el tiempo.

Me lees como una novela, sin importar cuánto te lleve llegar al final.

Me lees como un cuento, de a poco, porque lo sabes corto, y no quieres que acabe.

Me lees como una historieta, intuyendo mis estados de ánimo, hasta los más privados.

Me lees como una carta, sabiendo que hay facetas de mi erotismo que tienen otros destinatarios.

Me lees como un correo electrónico, sabiendo que puedes reenviar mis mensajes de placer cuando desees compartirme.

Me lees como a una bola mágica, intentando siempre ver más allá de mis intenciones.

Me lees como a una servilleta, justo después de haberme usado, justo cuando estoy arrugada y chorreando jugos.

Me lees como a una nube, adaptándote a las transformaciones del paso del tiempo.

Me lees como un cazador a una presa, siempre persiguiendo las partes de mí que intentan escaparse.

Me lees como un detective a una pista, descifrando significados ocultos y disfrutando los significados en común.

Me lees como a un epitafio, aceptando todo aquello que ya nunca podré cambiar.

Me lees como a un telegrama, resumiendo las palabras clave de mi verborragia.

Me lees como a un cartel, de pasada y siempre recuerdas lo último que te dije o llevé puesto.

Me lees como a una señal de humo, sabiendo que el mensaje vivirá por siempre en tu memoria y se extinguirá para los demás.

Me lees como un boleto de ida, en este viaje que emprendimos juntos y terminaremos solos.

Más que escucharme, me lees con el cuerpo. Más que leer las historias escritas en mi piel, estás escribiendo en mi piel:
revistas
novelas
cuentos
historietas
cartas
correos electrónicos
futuros de bola mágica
servilletas
nubes
señales de presa para un cazador
pistas para un detective
epitafios
telegramas
carteles
señales de humo 
y un boleto de viaje que todavía no hemos pagado.