Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

viernes

Noche de... lo que tú quieras

Mi abuela celebraba la noche buena entonando villancicos. Yo celebro una buena noche gritando orgasmos. A cada quien lo suyo, pero me atrevo a pensar que cada vez somos más quienes nos alejamos de las imposiciones sociales y disfrutamos nuestras propias fiestas privadas. 


En mi opinión, si los valores de amor y paz que tanto se resaltan en estas fechas, se aplicaran todo el año, se vivieran cada día y se disfrutaran cada noche, ya no habría que festejar en un solo día, porque cada día y noche de vida serían una fiesta.

El pasaje del deseo de la noche de paz al deseo de la noche de sexo ha sido lento pero contundente. En otras épocas hasta estaba mal visto tener sexo durante celebraciones con cierto tono religioso. No puedo más que sonreír cuando veo que hoy hay más SPAM sexual que religioso. Sí, religión, te reemplazó el porno. Y qué.


Así pienso, así vivo, y no hace falta que me acompañes en la forma de vida, sino que la respetes. Yo respeto tu noche buena, tú haz lo mismo con mi buena noche. 

Si disfrutas este día y esta noche comiendo y bebiendo de más, porque no te lo permites en todo el año, acepta que otr@s disfrutemos comiendo, bebiendo y teniendo el mismo sexo de siempre, porque no es una cuestión de permisos sino de libertades. 

Que los fuegos artificiales siempre sean más estruendosos en el cuarto que en el cielo nocturno. Que nunca falte quien encienda la mecha de la pirotecnia interior. Disfrutemos, nomás.

Relacionados:





Anoche