Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Ricochet

Ricochet, es otra forma de decir rebound, que en español no es más que rebotar. 
Cuando estamos entre relaciones, tendemos a cometer los peores errores. Como por ejemplo, empezar otra relación cuando no hemos terminado el duelo por la anterior. Las relaciones de rebote son las que nos permiten llenar esos espacios de la vida en que no estamos preparados para seguir adelante en pareja pero tampoco podemos hacer un cierre (también conocido como closure) sin empezar a relacionarnos otra vez, a disfrutar otros cuerpos, a comparar lo que perdimos con lo que queremos conseguir la próxima vez, a olvidar quién erámos con esa persona y a recordar quién somos en soledad. 

Se les llama así porque literalmente rebotamos de la persona que fue importante en nuestra vida a otra persona que probablemente no lo será. El problema es que a veces quedamos juntando pedacitos de un@ mism@ en el naufragio del ser de a dos y quedamos tan destrozados que nos aferramos a cualquier otr@ que pase nadando cerca como si fuera el último tronco que nos puede mantener a flote, la cordura, la libido, el autoestima.

EVITE PRESIONAR LAS RELACIONES PARA QUE SEAN MÁS DE LO QUE SON O DUREN MÁS QUE LO DURAN.

Generalmente, algún amig@ o alguien que estuvo haciéndose el amig@ durante la peor parte de tu relación, estará ahí para sostenerte la mano mientras le hablás mal del ex, el pelo mientras te vomitás la vida después de intentar ahogar las penas y el culo si te descuidás, mostrando que necesitás empezar ya a borrar la memoria de la piel para olvidar la cama junt@s. 

Conocí a alguien que tuvo una relación con una persona con casi quince años de diferencia de edad, con dos hijos y sin trabajo estable, supuestamente, por amor. Esto duró dos años, y durante el último año, apareció alguien que parecía entender: el rebotador. Tan sutiles fueron sus encantos y tal era el dolor, que este alguien terminó en otra relación de dos años, casi más infeliz que la anterior, pero a la que le puso lo que le quedaban de energías sexuales, románticas, etc. El rebotador había interpretado el patrón o el tono de la relación anterior como algo querible y al ex como no deseable. Cuando quizá, era todo nefasto e irrepetible.

CUALQUIER RELACIÓN QUE SE EMPIECE CON CARGA EXPLÍCITA DE LAS ANTERIORES TIENDE A REPETIR PATRONES, SEA DE REBOTE O NO. Y SI ES LA PRIMERA RELACIÓN, TIENDE A REPETIR PATRONES DE LA PRIMERA ORGANIZACIÓN FAMILIAR.

Si empiezas enfocándote en lo que hiciste mal, tendrás que dejarte controlar los movimientos o enseñar a hacer las cosas bien.

Si empiezas explicando cómo te pegaba, que no te sorprenda el primer bofetón. 

Si empiezas expresando lo que te gustan las tareas de la casa, es posible que hayas aceptado un pacto de esclavitud.

Si empiezas contando todo lo que hiciste bien, acepta las quejas cuando empiece a darse cuenta que no eres perfect@.

Si empiezas dando lujo de detalles de cómo dejaste todo por la otra persona, no esperes tener mucho espacio personal en la nueva. 

Si empiezas hablando de todo el sexo que tuviste de solter@, no esperes que el estándar de cama sea bajo, mucho menos la expectativa.

Si empiezas contando cómo te engañaba con medio mundo, no esperes fidelidad.

Si empiezas dando cuenta de todas las inversiones económicas que hiciste, quizá te toque otra vez ser jef@ de hogar. 

Parece lógico cuando uno lo escribe, lo lee o lo comenta. Pero esos momentos renunciamos momentáneamente a la lógica y no por la liberación de endorfinas que supone el enamoramiento, sino por la de adrenalina que supone el desenamoramiento. 

(Traducción: Si quieres tu propia versión del "felices para siempre", tendrás que creer en tu propio "había una vez")
 
 Ricochet es otra forma de decir rebound, que en español no es más que rebotar. Pero si lo decís en inglés queda más fino. Más aún si es una palabra de origen francés, y queda todavía más rimbombante. Así que ya sabés, "ricocheteá" con altura, con mesura, con cuidado, porque cuando uno pica la pelota demasiado fuerte en el momento menos indicado te vuelve a pegar con más fuerza que aquella que empleaste en tirarla al principio. (Y ni te cuento lo que pega la vuelta cuando lo que tiraste es la goma, y no la pelota). 

martes

Y yo vuelvo a...

Toda ruptura es un viaje de vuelta en soledad, mientras que toda unión es un viaje de ida en compañía. Cuando vuelves, llevas tu corazón roto, tus dudas sin resolver sobre por qué se acabó la relación, tus culpas y responsabilidades sobre lo que podías haber hecho mejor, tus pocas porquerías que importan y dejas todo aquello que la pesada carga del dolor te impide sostener: recuerdos, fotos, canciones, miradas, fantasías sexuales que ya nunca se cumplirán.
 He left no time to regret
Kept his lips wet
With his same old safe bet


La ruptura de común acuerdo es casi un mito, ya que generalmente habrá alguna parte que sigue más enamorada que la otra, o que a la que todavía le queda todavía un poco de leña que echar al fuego de la pasión común o alguna idea para remontar el barrilete del futuro de a dos.


You went back to what you knew
So far removed from all that we went through

Conversaciones a medio llorar, platos rotos por los que nadie pagará, pagarés al deseo que nadie cobrará, reproches que pierden sentido y sentidos nuevos que se reprochan. No importa cuántas veces hayas experimentado una ruptura sentimental, siempre parecerá una experiencia nueva.

Amy Winehouse, Back to Black

We only said goodbye with words
I died a hundred times
You go back to her
And I go back to
  
Cada quien vuelve a lo suyo, a lo que queda de sí sin ese otro que se ha convertido en parte de uno. Toma su tiempo volver a dibujar los límites de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu después de semejante comunión de los sentidos. Pareciera que duele más si el otro vuelve a otro, pero en realidad es hasta doloroso volver cuando siempre se tuvo la intención de emprender un viaje sin retorno. Y cada quien vuelve a lo suyo... 

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mis pasatiempos.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mi pansexualidad.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a cocinarme.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a masturbarme.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mirar porno.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a releer mis clásicos.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mis fantasías sexuales.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo al poliamor.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mis adicciones (para desintoxicarme de mi adicción a ti). 

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a esa música que nunca pudimos compartir.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mis silencios.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a no dar explicaciones.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo con tod@s.

Vos volvés con ella, y yo vuelvo a mi libertad.

domingo

Relationship goals

Según la definición de Urbandictionary.com, es un término que alude a lo que se quiere lograr, en este caso, de una relación de pareja, aunque se puede aplicar para otras situaciones, como friendship goals. Propone como la pareja perfecta a Alexandria Lauderdale y Kyle Todd, como quizá en otro momento lo fueron Brad Pitt y Angelina Jolie. Podrían ser considerados como un logro y algo a conseguir porque ambos son hermosos, por su éxito compartido o por su forma de tratarse en público, por ejemplo. 
Es muy común encontrar tuits, hashtags y hasta memes con esta frase. Muchos tienen que ver con parejas famosas a las que te gustaría parecerte si estás en pareja o cuando estés en pareja, otros con pequeños momentos, gestos o decisiones de dos que si estás o cuando estés de a dos te gustaría imitar de parejas comunes y corrientes. Para las personas mencionadas o los momentos, gestos o decisiones marcados con el resaltador emocional de "yo también quiero eso para mí", puede resultar un cumplido. Pero, ¿qué dice eso de las personas que no pueden imaginar objetivos propios ni formas de relacionarse de a dos que no estén socialmente aceptadas o hayan sido intentadas antes?

Los estímulos visuales nos han desbordado el cerebro y ahora en vez de pensar, tomamos fotos de lo que nos gusta e intentamos copiarlo. No se puede culpar enteramente a la moda, ni a internet, ni a la TV, en algún punto tenemos que responsabilizarnos de nuestras elecciones e intentar volver a pensar por nosotros mismos.

Si estás poniéndote objetivos de pareja sin estar en pareja, ¿no se te ocurre pensar que cada persona comienza una relación con ciertas expectativas y que su cumplimiento o descarte depende de decisiones, evoluciones y hasta de tiras y aflojes muy personales?

Si estás poniéndote objetivos de pareja de otra pareja, ¿no consideras o no te interesa cómo se siente la persona que tienes al lado cuando en vez de desarrollar planes juntos, estás intentando imponerle los de otros?

Si estás poniéndote objetivos de pareja estando en pareja, ¿no tienes un buen diálogo con la persona que elegiste? ¿Por qué no puedes o eliges no construir metas de a dos? ¿Por qué te resulta más importante que la opinión o impresión de los demás que la de tu pareja?

Más que relationship goals comunes, parece una forma sutil de aceptación social de la envidia a la felicidad ajena en formato de a dos. Lo único que podemos tener más o menos en común como personas es que más tarde o más temprano, las ganas, deseos o necesidad de estar en pareja pueden convertirse en una experiencia o un lugar común: o encontramos a alguien con quien no podemos evitar querer pasar más tiempo cuando estamos tranquilamente alone y no lonely o lo buscamos sin poder encontrarlo porque siempre fue nuestro norte personal el de afrontar la vida de a dos. 

Dejar lugar a la imaginación, al desarrollo del erotismo propio y el de pareja, a pensar hasta dónde nos gustaría llegar en la vida, de a uno y de a dos, dejar de mirar la cama ajena, la pareja ajena, el polvo ajeno y la forma de ser feliz ajena, disfrutar los propios momentos, gestos o decisiones como si fueran lo mejor que puede pasarte en la vida y responsabilizarse cuando lo son para cambiarlos, podría ayudarnos a centrarnos en desarrollar RELATIONSHIP GOALS propios y compartirlos con quien realmente va a decidir si quiere cumplirlos con uno en vez estar presionando con antelación a alguien que todavía no está ahí junto a nosotros, decidiendo con grupos de amigos o amistades qué desean en una pareja o qué aceptarían de las parejas de los demás, como grupo y no como individuos. 

Los objetivos generales de pareja podrían representar la falta de intimidad que hoy aflige a dos personas que necesitan su tiempo y espacio juntas para programar su vida a su propia imagen y semejanza, hasta el punto en que el objetivo personal tiene que reflejar el de pareja y el de pareja el de un sector socioeconómico, etario, cultural, todo. 

Y no es que yo no tenga los míos, aunque debo reconocer que cambian de acuerdo a la persona y cambian como voy cambiando, no son estáticos, ni se deciden en soledad, ni de una vez y para siempre; además los considero extremadamente privados, por lo que, si no eres mi pareja, no los conocerás a menos que de afuera los veas realizados.

Y no es por volver otra vez a aquel mandato bíblico de "no desearás a la mujer de tu prójimo", aunque pareciera que para llegar al mandato propio de "esto es lo que quiero para mí y esto es lo que tengo para dar y lo que quiero recibir a cambio" hay que pasar todavía por el mandato social de "objetivos populares de pareja".
Relacionado:


martes

Deseo sin géneros

Me gustan los hombres sin compromisos y las mujeres sin traumas.
   Me gustan los hombres más táctiles que visuales y las mujeres más racionales que emocionales.
Me gustan los hombres sin excusas y las mujeres sin consecuencia.

Me gustan los hombres sin recelo y las mujeres sin remordimientos. 

Me gustan los hombres sin calzón y las mujeres sin tacón.

Me gustan los hombres sin miedo a llorar y las mujeres sin maquillaje.

Me gustan los hombres que se dejan regalar flores y las mujeres que se dejan regalar orgasmos.

Me gustan los hombres que te abren la puerta de su corazón y las mujeres que te abren las puertas de su placer. 

Me gustan los hombres y mujeres que no buscan ser mantenidos, sino ser disfrutados.

Me gustan los hombres y mujeres que  se masturban mucho y hablan poco. 

Me gustan los hombres y mujeres que tienen más experiencia sexual que virginidades.

Me gustan los hombres y mujeres que tienen menos ismos y más asmos.

Me gustan los hombres y las mujeres, sí. Y también me gustan los otros.

Mi deseo no es una cuestión de géneros. 

No podrían gustarme ni todos los hombres, ni todas las mujeres, ni todos los otros. Pero podrían gustarme hombres, mujeres y otros como tú.

Mi deseo es un gusto adquirido por toda persona que sepa despertarlo.

Y no es poco decir, porque mi deseo tiene el sueño pesado y el despertar de un volcán. 

Hagamos erupción junt@s, si tu deseo, como el mío, no tiene géneros porque tu persona no intenta llenar estereotipos sino cavidades. 

viernes

Miedos de niña

Los niños, niñas y adolescentes solían tener miedos comunes a la infancia y la adolescencia toda. Miedos que las personas ya convertidas en adultos recordarían a veces con incredulidad, otras con una sonrisa, por qué no con resentimiento y a veces con el mismo miedo crecido con un@, convertido en terror ante la percepción de una amenaza exterior todavía no superada. Y con casi total certeza de que cualquier otro adulto ha pasado por lo mismo.

Miedo a la oscuridad, miedo a las arañas o a las serpientes, miedo a los fantasmas, miedo a ser abducid@ por extrarretres, miedo a que nazca un nuevo hermano, miedo a que se separen los padres, miedo a tener que mudarse, miedo a hacer el ridículo (como hacerse pipí en público o miedo a que se mueran los abuelos, miedo a tener malas notas en el colegio, miedo a pelearse con con el/la herman@ o amig@ más fuerte, miedo a ser descubierto en medio de una travesura, miedo a que le encuentren masturbándose, miedo a ser abusad@ sexualmente, miedo a que le quiten su juguete/videojuego/juego/libro favorito, miedo a la enfermedad o a la muerte o a las dos. Podría seguir enumerando miedos casi hasta el infinito, hasta el punto de casi empezar a convencerme a mí misma de que el setenta por ciento que supuestamente corresponde al agua, en realidad está hecho de miedos.

Con la ruptura de la experiencia común de las infancias y las adolescencias, consecuencia de cambios económicos, tecnológicos, sociales, culturales, psicológicos, climáticos y hasta de pequeñas pero seguras evoluciones de las consciencias individuales, puedo afirmar hoy que los miedos compartidos de los que podremos reírnos, llorar, descreer, resentir o sentirnos aterrorizados en la adultez junt@s son cada vez menos. 

Como niña extraña y adolescente extrañada, compartí alguno de estos temores populares, pero creo que también padecí algunos que me fueron bastante únicos. Seguramente, a Ud. el pasará lo mismo. Y es entonces que nos regocijamos y sabemos que hemos encontrado un@ amig@ o como mínimo un par cuando sabemos compartidos esos miedos más íntimos, más distintos, menos socialemente esperables. Que hacen que el simple hecho de comprender lo que se siente temer a algo distinto significa: que no es el miedo el distinto, en realidad es uno.

Miedos de niña:
  • Miedo a la oscuridad.
  • Miedo a resultar machona y a sentirme más cómoda en compañía de varones.
  • Miedo del uso excesivo de la fuerza en el castigo físico o del ingenio en el psicológico.
  • Miedo de quedarme dormida y nunca despertar. 
  • Miedo de escuchar a mis padres tener relaciones por la noche.
  • Miedo a que un súcubo viniera a visitarme por la noche.
  • Miedo a quedar embarazada sin desearlo.
  • Miedo a que me viniera la menstruación.
  • Miedo a tener que usar corpiño y depilarme.
  • Miedo a la soledad.
  • Miedo a la violación. 
  • Miedo a que se hiciera una película de la saga del Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien.
  • Miedo a tener que comer aquello que iba en contra de mis principios.
  • Miedo a no pasar nunca ese nivel imposible de un videojuego.
  • Miedo de que me encuentren leyendo revistas y libros prohibidos.
  • Miedo al cuadro con ojos vivientes de mi bisabuela.
  • Miedo de que me guste la poesía.

Miedos de adolescente:

  • Miedo al verano.
  • Miedo al aburrimiento.
  • Miedo de la respuesta al posible uso excesivo de la fuerza en el castigo físico o del ingenio en el psicológico con una pareja.
  • Miedo a no poder dejar de responder al acoso callejero y a la posibilidad de la imposibilidad de afrontar las consecuencias.
  • Miedo al contagio de enfermedades de transmisión sexual, en especial el SIDA.
  • Miedo de morir antes de poder realizarme completamente como persona.
  • Miedo a que un súcubo no viniera a visitarme por la noche nunca. 
  • Miedo a que mis padres dejaran de tener relaciones por la noche para siempre.
  • Miedo a quedar embarazada sin desearlo.
  • Miedo a la violación.
  • Miedo a que no me viniera la menstruación.
  • Miedo a tener relaciones sexuales con alguien que quiera ponerle nombres a mis tetas y genitales.
  • Miedo a no encontrar el amor.
  • Miedo a que mi destino sea como el Arwen Undómiel, esperar y no como el de Éowyn, luchar.
  • Miedo a equivocarme de vocación.
  • Miedo a que me pidan sexo oral (ya que se suponía que eso significaba que una no era digna de respeto). 
  • Miedo a que me den ganas de escribir poesía.
  • Miedo a estar mal acompañada toda la vida (y/o reproducir patrones de organización familiar insalubres).
  • Miedo de que me encuentren mirando o imitando videos porno.
  • Miedo a que mis padres encuentren la lencería fina escondida entre las bombachas con florcitas (o de que la use y la manche mi hermana menor ya sexualmente activa).
  • Miedo a que nadie entienda mis chistes o que sólo se rían cuando los repite un hombre.  
  • Miedo a que me asocien con el nickname que usaba para tener cybersexo.
  • Miedo a que se rieran de cómo me quedaban las medias con portaliga.  
Como adulto joven extremista  y adulto extranjero a su propia época, cultura y región, esos miedos evolucionaron conmigo, algunos cumplieron su ciclo vital y murieron por el camino, otros pocos siguen creciendo conmigo.

Y sí, algunos hoy me producen risa, otros verguenza, alguno que otro sed de venganza o rencor... y lamentablemente unos pocos persistirán hasta el día de mi muerte física, ya que no creo que el mundo avance lo suficiente en el tiempo que me quede de vida para ver la amenaza exterior superada. Adivinen cuáles.

martes

Will you still love me tomorrow?

Hasta cuando no amamos, amamos. Hasta cuando no nos aman, nos dejamos amar. Cuando hay lugar para las sensaciones, hay lugar para los sentimientos. Cuando hay lugar para los pensamientos, hay lugar para los interrogantes. Nadie sabe exactamente cuándo empieza a amar, ni cuándo empieza a dejar de hacerlo. Much@s recuerdan, sin embargo, el momento justo en que llegó la duda.
Intentamos no pensar y es así como no podemos parar de pensar. Intentamos no tener dudas, preguntas, curiosidades, pero es como pedirle a la curiosidad que no mate al gato. Algunas nos salvan justo antes de cometer errores de los que nos arrepentiríamos toda la vida, otras nos condenan para siempre a nunca saber que hubiera pasado si hubiésemos aceptado el riesgo.


Pensamos que es una pregunta que dejaremos de hacernos alguna vez, pero muchas veces la respondemos nosotros mismos en silencio. Si fuera tú, no sé si me amaría mañana.


Si encuentras a alguien que no te sobra en la cama después del sexo, quédatelo. — ando (@Pelvica) junio 27, 2010
¿Seguirás riéndote de mis chistes mañana?


Pensamos que es una pregunta que nunca nadie nos hará, pero cuando alguien la hace es posible que no estemos preparados para responderla.

¿Seguirás pensando que mis cicatrices son sensuales?


Pensamos que es una pregunta que dejaremos de hacernos alguna vez, pero cada noche es un signo de interrogación abierto hasta que llega el signo de interrogación que lo cierra por la mañana.

¿Te conformarás con lo que llegué a ser y con lo que ya nunca seré?
 

Pensamos que es una pregunta que siempre responderemos o nos responderán con un sí, pero ante la duda, es probable que evitemos formularla o responderla del todo.

Para el verdadero amor, no hay mañana. Pero para el amor humano, insconsciente y limitado que somos capaces de sentir o con el que somos capaces de comprometernos, si es que podemos, siempre amanece un poco antes del último orgasmo.

 ¿Seguirás amándome mañana?

jueves

Sarcasmo, Sheldon

La vida debería estar llena de carteles que digan STOP, CONTRAMANO, NO ESTACIONAR NI DETENERSE, CEDA EL PASO, CAMINO CERRADO y alguno que otro más. Incluso para quienes no se transportan en auto. Pero aunque que lo estuviera, dudo que hiciéramos caso.

Imagen de tecnoautos.com

No dudo de que much@s nos dejamos notas mentales después tal o cual situación para evitar volver a caer en los mismos patrones, errores o actitudes. O simplemente para evitar obtener los mismos resultados. Por eso creo que no es Sheldon el único que necesita un cartel de sarcasmo, muchas veces me pidieron que indicara de alguna forma en mis tuits cuando lo decía con ironía y cuando era un poco más literal, quitándome toda esperanza de encontrar algún interlocutor/a (a.k.a tuiter@) válid@. 

Imagen de pequenocerdocapitalista.com

Siempre me asombró la cantidad de personas incapaces de mostrar el más leve sentido del humor, o de realizar el menor esfuerzo por comprender el de otr@s. Personas que eligieron creer que quien ríe último ríe mejor porque como en las novelas situacionales, no saben si toca reírse a menos que escuchen los aplausos. (Quizá sean l@s mism@s que no saben cuando estás teniendo un orgasmo a menos que tus gritos se lo avisen primer a l@s vecin@s).

En Twitter hace mucho dan vuelta hashtags que lo ejemplifican, por ejemplo, #uncalzonquediga o #unaremeraquediga Más allá de lo que pueda poner una remera o un calzón, creo que a much@s nos gustaría llevar pequeños carteles sarcásticos para mostrar en distintas situaciones en las que elegimos por respeto o por civilidad no emitir opinión o limitarnos a una mirada específica cuando nuestra lengua podría decir tanto más. 

He aquí algunos ejemplos de esas señales que yo llevaría a todas partes, para la cartera de la dama, el bolsillo del caballero y el escote de la persona trans.

HOY NO SE COGE, MAÑANA TAL VEZ.

MI EX LA TENÍA MÁS GRANDE.

CONSEGUITE UN MARIDO O ALGUIEN PARECIDO QUE TENGA QUE HACER DE CUENTA QUE LE IMPORTA.

SI ALGUIEN COMO TÚ PUEDE ENCONTRAR EL AMOR, ENTONCES TODAVÍA TENGO POSIBILIDADES.

VOY A NECESITAR UNA ORDEN DE RESTRICCIÓN PARA TUS PENDEJADAS.

TE FALTA PIJA.

VOS FINGÍS ORGASMOS, YO FINJO INTERÉS.

ESO LO AGUANTO ESTRICTAMENTE EN HORARIO LABORAL.

ESTÁS TAN LLEN@ DE MIERDA QUE DEBERÍAS USAR PAÑALES.

NO ES MI CULPA SI DEJÁS QUE TE ACABEN ADENTRO.

LA ÚLTIMA VEZ QUE TE VI ESTABAS IGUAL DE MALCOGID@.

NO ES QUE TENGO MALA CARA, ES QUE ESTOY MÁS ACOSTUMBRAD@ A QUE ME MIREN EL CULO.

ME GUSTAS PARA TECER@ EN EL TRÍO.

SOS TAN NOCIV@ QUE DEBERÍAN MANTENERTE ALEJADO DE LOS NIÑOS.

SI TE QUISIERA EN MI CAMA, NO HUBIERAS LLEGADO A TIRAR NI UNA INDIRECTA, ME HUBIERAS TIRADO LA...

TU VIDA SOCIAL ESTÁ MUCHO MÁS OCUPADA QUE LA SEXUAL.

CON ESA BOCA SEGURAMENTE HACÉS DE TODO MENOS DAR SEXO ORAL.

NO REPRODUCIRSE SIN SUPERVISIÓN DE UN ADULTO.

SI TE MOLESTA ESTA CARA, NO TE GUSTARÍA DESCUBRIR MI LADO OSCURO DE LA LUNA.

ESTOY MIRANDO TU ENTREPIERNA Y QUÉ.

Creo que de todas las advertencias o respuestas a situaciones incómodas, la mejor es el grito a voz de ópera de la serie Scrubs. En mi cabeza, me quedé sorda de tanto oírla en distintos momentos de mi vida. Es sencillo, internacional, aplica para todo y sobre todo, nadie tiene que saber cuál fue el error exactamente, porque alcanza con saber y poder aceptar que hubo uno.

  ¿Cuáles llevarías o recomendarías llevar? Sarcasmo, Sheldon.

lunes

Anduve

Imagen de naturkcomestica.wordpress.com
No pueden llamarse piernas si no han caminado, si no se han abierto ni cerrado en su camino.

Anduve por aquí y por allá, anduve dentro de mí y dentro de ti, dentro de algunas personas más y hasta dentro de posibilidades de mí. 

No pueden llamarse mentes si no piensan, elaboran, conectan, 

hacen hipótesis, las comprueban o refutan.


Pensé, repensé, construí y destruí ideologías completas, recordé, 

re-elaboré, proyecté e imaginé.

Anduve bajo el sol y bajo la luna, no me paran las luces, las oscuridades ni las escalas de grises.

No puede llamarse placer si no se busca, se descubre, se siente, se

 repite, se replica, se hace desear.

Anduve sola y acompañada, aún sola soy mi propia compañía, y ante la compañía no dejo de ser yo.

No puede llamarse camino si no imaginas una meta, caminas hacia

 ella, te pierdes, te encuentras, decides tomar o esquivar atajos,

 descansas, continuas como puedes pero sin dejar de caminar.

Anduve triste y contenta, pero sé que los estados de ánimo no son estados de consciencia y pasan.

Anduve en Tantras y en algunos espacios más. 

Anduve como pude, como quise, hasta cuando no pude y como no quise pero…

Anduve. 

Y sigo andando.

Cualquiera puede andar como ando, si abre mente o piernas, pero no cualquiera anda conmigo. 

Que el camino o las piernas se nos vuelvan a cruzar este año, o por lo menos a abrir. 

Que los placeres o las mentes se nos vuelvan a potenciar en 2016.

Que se cumplan todas o alguna de las anteriores.

Y tú, ¿cómo andas, anduviste o andarás? 

Relacionado: