Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

domingo

Interblogueando: el orgasmo y después del orgasmo


 Orgasmo por @korzanj en su blog Futuro Nómada 
#interblogueando #ando


Le llaman Pequeña Muerte,
porque es irse, perderse:
caer en una Nada
donde nada más importa,
en un tsunami de Placer
que te desata de Todo.

En especial
de todo lo que pensás de Vos:
vací@ del Mundo, la Mente y el Cuerpo
Ves el Corazón de lo que Sos,
y Más Allá de la Noche y el Día
tu Alma se llena de Vida.

Por eso volvemos, y decimos
que de eso nada recordamos,
aunque podemos sospechar que no
si despertamos,
y vemos suspirar y sonreír dormid@
a quien Amamos.

La Mente niega lo que no cabe en Palabras,
por eso siempre nos mentimos.
Mas la Vida, sabia y traviesa,
llena el Corazón y por eso
al mirarnos tras el Orgasmo
nos reímos.

En esa Risa, por un infinitésimo de Tiempo
sabemos la Verdad de lo que Es,
y allí elegimos tomarla
como Sol para el nuevo Día,
o convertirla en caricias y besos
para ir a buscarla otra vez.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Después del orgasmo por @pelvica
#interblogueando #ando

Se ha escrito, hablado y cantado sobre lo que ocurre después del matrimonio, después del desengaño y hasta después del amor. Pero, ¿y después del orgasmo? Ah, no, claro, él es tan importante que solamente se habla de cómo llegar a él de a uno, de a dos, de a varios, sin tener sexo, teniendo mal sexo, con buen sexo sostenido, haciendo gimnasia, haciendo yoga y hasta haciéndose el boludo. Pero poco se habla de lo que pasa en ese duermevela del intelecto, esa penumbra del alma, esa antesala de la muerte, en la que quedamos después.

Después del orgasmo viene un teamo, 

otro orgasmo o pajearse a una mano.

Después del orgasmo sueña el realista 

y descansa sin sueños el soñador.

Después del orgasmo somos todos iguales, 

con o sin pene, con o sin amor.

Después del orgasmo se rompen el silencio, 

el cuchicheo del cuerpo y el fru frú del colchón.

Después del orgasmo, descansa la pasión, se vacía la cabeza, se te llena el pulmón.

Después del orgasmo las estrellas se alejan, 

la luna se enciende y se apaga para siempre el sol.

Después del orgasmo colapsan universos, 

reyes y reinas son derrocados, hay saltos en la evolución.

Después del orgasmo, venís vos, vengo yo; 

después del orgasmo, lo que venga.

Después del orgasmo vienen el recuerdo, 

los tangos desconocidos, las novias de los amigos.

Después del orgasmo viene el olvido, 

los idiomas de la infancia, las dudas de la adolescencia.

Después del orgasmo viene la vida, otra vez que la te tocó, pero otras veces, la que querías.

Después del orgasmo viene el bajón, el reset, la vuelta de tambor del lavarropa biológico.

Después del orgasmo viene un noteamé, 

otro orgasmo o un adiós.

Quizá lo más importante no sea el orgasmo, ni siquiera con quien lo compartimos ni cómo llegamos a él, sino esos puntos suspensivos en nuestra historia sexual que supone ese ratito sin culpas, sin memoria y sin prisas, en que tenemos noción de todo y de nada a la vez, entre el último orgasmo... y el próximo.