Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

miércoles

Yo a tu edad

Yo a tu edad...
—Tu abuelito antes de denigrarte, humillarte y darte a entender que eres una caca humana.
— el jeringas ☄ (@ElJeringasLoko) 16 de abril de 2016

Yo a tu edad ya había hecho tríos MHM, HMH, hetero y bi.

Yo a tu edad ya sabía masturbar/me y mantenerme. 

Yo a tu edad ya había comprendido que parir no es lo mismo que ser madre. 

Yo a tu edad había tenido más compañer@s sexuales que los dos dígitos que componen tu edad sumados.

Yo a tu edad ya había roto más culos y corazones de las veces que me habían roto el corazón y el culo.

Yo a tu edad ya me había hecho más chequeos de HIV y ETS. 

Yo a tu edad todavía no había tenido falsas alarmas ni interrupciones voluntarias del embarazo (aún estando a favor de las últimas). 

Yo a tu edad ya conocía la diferencia entre pornografía y erotismo.

Yo a tu edad ya había sido gay, bi, hetero y pan. 

Yo a tu edad ya había sobrevivido a las manifestaciones cotidianas de machismo, violencia y coerción sexual. 

Yo a tu edad ya había amado y había logrado ser amado. 

Yo a tu edad ya había vivido sola y acompañada. 

Y a tu edad ya conocía en carne propia los distintos tipos de orgasmos.

Yo a tu edad ya había hablado distintos idiomas y sexualidades.

Yo a tu edad había sido más feliz y disfrutado más que tú.

Yo a tu edad había leído más libros, pensado más ideas y escrito más letras que tú. 

A tu edad había encontrado mi compañer@ de vida y elegido cómo conformar mi familia. 

Yo a tu edad, pero... UN MOMENTO. 
¿Qué edad tienes? 
¿Qué edad crees que tengo? 
¿Qué edad tengo? 
¿Qué edad creo que tienes?

Existen el tiempo cronológico y el tiempo de la consciencia. Los años pueden pasar sin experiencias significativas o las experiencias significativas pueden pasar en unos pocos años. 

No podemos compararnos nosotros, ni nuestras condiciones de época, ni nuestras circunstancias personales, geográficas ni culturales. Mucho menos nuestras razones, ideales y decisiones de vida. La experiencia de vida es intransferible, y por ende, incomparable. 

Ni yo a tu edad, ni tú a mi edad. 
Porque tú eres tú, y yo soy yo.