Blog de pensamientos, ejercicios de escritura y opiniones en más de 140 caracteres. No contiene imágenes explícitas (ver blog de imágenes), pero sí temas para ¿adultos? (18+): sexualidades, estereotipos, géneros, sexo, amor, relaciones, libertades, responsabilidades, erotismo. Si algo de esto va en contra de sus creencias, experiencias, pensamientos u opiniones personales, las de su religión, gobierno o sus padres, continúa leyendo bajo su propia responsabilidad o la suya.

Cajones

CRÍTICA SOCIAL Y AUTOREFLEXIÓN, GÉNEROS Y ANTIGÉNEROS, DERECHOS Y RESPONSABILIDADES, ELECCIONES DE VIDA, AMORES Y POLVOS, VIRGINIDADES Y EXPERIENCIAS, SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, SATISFACCIONES E INSATISFACCIONES, ESTEREOTIPOS, ROLES, EROTISMO, TWITTERATURA, EVOLUCIONES, INVOLUCIONES Y REVOLUCIONES.

2010

Quien fui...
Me cansé de la visión tradicional de la sexualidad… leer esos artículos es más aburrido que un misionero mal hecho. Siempre más de lo mismo. A disfrutarnos y divertirnos.

¿Quién soy?
La pelvis de una mujer tan joven como experimentada. Un personaje de ficción que hace las veces de labios a otro personaje no tan ficticio.
Me puse @pelvica porque @conchuda quedaba feo.
Me identifico como biomujer; vagina es lo que yo ya traía cuando nací, lo que yo no elegí. ESTO es lo que elijo, lo que comparto con Uds., lo que me hace pélvica. De acuerdo a mi concepción de hombres, mujeres y otros… hablar de mi género es casi como hablar de mi vagina. Y eso es totalmente innecesario habiendo otros temas más interesantes. 

¿Quién no soy?
Creo que cada quien quiere que yo sea lo que desea: hombre, mujer, transexual, gay, sadomasoquista, joven, vieja, delgada o gorda, soltera, casada, viuda o divorciada. Pero no puedo complacer a todos.
No soy sexóloga acreditada, lea bien mi bio. No me hago cargo de los malentendidos que puedan resultar de sus problemas de comprensión de texto. Como en el caso de adultos, no adúlteros. Ni hablar de malcogidos abstenerse, que no se abstienen de comentar, seguro que ni siquiera observan el pleonasmo de la frase.
No soy su amor, linda, preciosa, hermosa, querida, amiga, mujer, etc. Los epítetos poco felices realmente me bajan la líbido y llevan a tweets aún más infelices o a cerrar mis piernas completamente. ¿Ve el círculo vicioso?

¿Qué hago?
Hablo siempre en tono irónico, la seriedad o el humor con que me lea será la que Ud. le asigne a mis tweets. No agregaré comillas ni indicaré con *joke* que es una broma. Sería un insulto a su inteligencia.
Estoy en proceso de constante aprendizaje; lamento si alguna categoría que comparto no le gusta, pero forma parte de mis estadíos cognitivos actuales. Aún cuando entiendo que hay miradas más acertadas, no voy a compartir algo que no corresponde a mi percepción presente. Sepa comprender y aprendamos junt@s.
Hablo de lo que sé, lo que sentí o siento, lo que pensé o pienso, lo que conozco. No hablo de lo que no sé, no sentí o siento, no pensé o no pienso, o desconozco.
Me reservo el derecho de admisión y permanencia. Insultos, pornografía, spam, trolleo, robo de tweets, mal uso de twitter, malcogimiento general, discusiones machistas o feministas, no son queribles en mi LT.
Soy apasionada, no me enojo ni me desenojo; siempre respondo como si tuviera el período, o, a ese mismo respecto, como si nunca lo tuviera.
No tolero, respeto y exijo ser respetada; me conocerán y les conoceré de a poco.
Escribo coger con j: Tú coges como quieres, yo cojo como quiero.

¿Qué no hago?
No hay nada más aburrido que hablar de penes y vaginas. En vez de pensar en la cama, pienso en un consultorio médico.
No comparto pornografía, ni fotos de desnudos, ni enlaces a páginas de empresas, ni campañas pro-pensamiento de nadie, ni mi número de teléfono. Mucho menos hablo de mis compañer@s sexuales o prácticas u orientaciones sexuales actuales. No comparto mi imagen ni mis datos personales.
No insista.
Como dijo Marge, no era mi intención comenzar una polémica.
 Elijo no debatir, comparto, respeto lo que me comparten, y espero el mismo respeto a cambio. Si no le gusta, no lea. Si no me gusta, dejaré de leerlo. El botón block está para utilizarse.

¿Cuándo y cuánto twitteo?
Twitteo cuando me da la gana, y durante el tiempo que me dé la gana. Tengo una vida propia, voy al supermercado, hago ejercicio, limpio la casa y trabajo como cualquiera. Twitter es una parte de mi vida, pero no es mi vida. Es un hobby agradable, es abrirle una ventana a mi cama al mundo, pero no la puerta.
Disculpe las molestias ocasionadas, no me extrañe tanto y absténgase de comentarios malcogidos como “si está tuiteando, no está follando” pero cuando me desconecto mucho es “¿Dónde andará la pélvica?.
Si me agrega en algún #, avíseme primero que significa, y sino aguante las consecuencias. Aprendí a preguntar antes de blockear, pero no todos mis días son tan corteses. 

Mis frases tienen el encanto de la pseudointelectualidad y la pseudopelotudez.
Si quiere consejos, pídaselos a su abuela o a Alessandra Rampolla. Yo no aconsejo, comparto. Y no tengo todas las respuestas, tal vez, todas las preguntas.
Y aquí estoy. No sé si llegué para quedarme, pero mientres esté, disfrúteme. 

__________________________________________________________
Avatar 

 
                                       (Foto sin fuente)  
_________________________
Bios